Manuel, el hijo que llevó a Hipólito a levantarse en armas

Hipólito estaba harto de que los empacadores no le recibieran el limón a su hijo por culpa de los templarios, "¿qué no tienen huevos para pelear?". El 24 de febrero de 2013 creó las autodefensas.
Un año y 10 meses después de que surgieron las autodefensas en La Ruana, Hipólito es comandante de la policía rural. El 16 de diciembre mataron a su hijo.
Un año y 10 meses después de que surgieron las autodefensas en La Ruana, Hipólito es comandante de la policía rural. El 16 de diciembre mataron a su hijo. (EFE)

Ciudad de México

Manuel Mora, el hijo de 32 años que le mataron a Hipólito Mora durante una balacera contra el grupo de 'El Americano', fue la motivación del empresario limonero para levantarse en armas contra Los Caballeros Templarios.

Siete días después de que Hipólito se integró a la Fuerza Rural, el 28 de mayo de 2014, estuvo presente en el Foro Nacional de Autodefensas celebrado en el Polyforum Siqueiros. Ahí contó la historia de su hijo y de cómo se hartó de los criminales antes del 24 de febrero de 2013, día en que habitantes de La Ruana, Buenavista, en Michoacán, crearon las autodefensas en esa región.

Los delincuentes extorsionaban a agricultores, productores y distribuidores de limón en Michoacán. También decidían quiénes y cuándo podían venderlo a los empacadores. Eso hizo que el precio de ese producto aumentara al consumidor final.

"(Los Templarios) llegaron al extremo de que ya nada más nos dejaban cortar dos días el limón. Todos los Templarios, los líderes, gente muy rica tenían unos ranchos muy grandes de limón; para hacer que el precio del limón estuviera muy arriba, no nos dejaban cortar a los demás. Ahí sí me lastimaron", explicó.

"Yo le di un pedazo de huerta a mi hijo el mayor, y de eso vive él, de la huerta na'más. Me decía: 'apá, mañana corto (limón)'".

A la mañana siguiente, Hipólito vio a su hijo y le preguntó:

-¿Qué pasó, por qué no fuiste a cortar?

-Que no ocupan limón, contestó Manuel.

Pasaron varios días así, contó Hipólito. Una ocasión, llegó a su casa y vio a su hijo acostado en una hamaca con las manos en la nuca.

-¿Qué pasó hijo?, me dijiste que ibas a cortar hoy, le dijo.

-No me recibieron, que porque no ocupan limón.

Hipólito vio a su hijo Manuel, el mayor. "Estaba a punto de llorar", contó. No esperó más y decidió tomar acciones.

-Ahorita vengo. Voy al centro, dijo el empresario limonero a su hijo, sin decirle que en verdad se "iba a pelear con los dueños de las empacadoras de limón".

Hipólito llegó a una de las cuatro empacadoras de limón en La Ruana. "No estaba el dueño, estaba el representante de él". El limonero fue directo ante el encargado.

-Te voy a hacer una pregunta que ya sé la respuesta, pero la quiero oír de ti. ¿Por qué no les recibes el limón a todas las personas?

-Porque usted ya sabe quién manda.

-Sí, ya sé.

Mientras platicaban, a unos seis metros de Hipólito y el encargado de la empacadora estaban dos integrantes de Los Caballeros Templarios, contó Mora. Aún así siguió sin temor a que lo escucharan.

-¿Qué no tienen huevos para ponerse fuertes, pelear y recibirnos el limón a todos parejito?

-No diga así, porque lo van a oír. Aquí están estos (Los Templarios).

-Me vale madre, que lo escuchen. Me le vas a empezar a recibir el limón a mi hijo, se lo vas a recibir, quieras o no quieras.

-Dígale que me lo traiga mañana.

-En unos días te prometo que mi nombre es el que vas a oír más aquí en la región y van a tener que recibirle a todos parejo.

En ese foro de autodefensas, Hipólito dijo que a los 15 días el encargado de la empacadora empezó a oír sobre las autodefensas.

"Somos el pueblo que más problemas tuvimos, porque ahí nació el movimiento. La Ruana con Tepalcatepec, pero somos los que más muertos hemos tenido".

Un año y 10 meses después de que surgieron las autodefensas en La Ruana, Hipólito es comandante de la policía rural. El 16 de diciembre, su grupo se enfrentó a otro comandante, Luis Antonio Torres, conocido como 'El Americano'.

Manuel Mora murió en la balacera con otras 10 personas.