Asesinados en negocio de chatarra serían inocentes

La autoridad no ha encontrado indicios que los involucren con la delincuencia organizada, según indicó Jorge Domene Zambrano, vocero de Seguridad en la entidad.
Jorge Domene Zambrano, vocero de Seguridad en Nuevo León.
Jorge Domene Zambrano, vocero de Seguridad en Nuevo León. (Agustín Martínez)

Monterrey

De acuerdo a las primeras investigaciones que se han realizado en torno a la muerte de dos hermanos en calles de la colonia Nueva Esperanza, en el municipio de Escobedo, el vocero de Seguridad en Nuevo León, Jorge Domene Zambrano, indicó que todo hace suponer que se trató de víctimas inocentes.

De acuerdo al funcionario, las causas del homicidio podrían ser la búsqueda de armas; pues no se han encontrado indicios de que estuvieran relacionados a la delincuencia organizada.

“Hasta ahorita, por la información que se ha recabado, pudieran ser personas inocentes, bajo una confusión. Por el móvil que hasta ahorita tenemos, que fue la presunta búsqueda de armas en ese lugar”, dijo Domene Zambrano.

Añadió que los fallecidos no tenían antecedentes y quienes los conocían no los han vinculado con algún delito.

Ayer, el procurador de Justicia de Nuevo León, Adrián de la Garza, refirió que los homicidas probablemente se habrían confundido y actuaron equivocadamente en contra de los hermanos.

El crimen ocurrió la mañana del martes, en un inmueble ubicado en las calles Agualeguas, casi en su esquina con avenida Monterrey, en Escobedo.

Las víctimas mortales fueron identificados como Emmanuel y Nicolás Ramírez Rico, de 19 y 41 años de edad, quienes atendían un negocio de compraventa de metales y materiales para reciclar.