Hallan dos militares en fosas clandestinas de La Barca, Jalisco

Otros tres cuerpos podrían ser de personas originarias del estado de Sonora.

Ciudad de México

La Procuraduría General de la República (PGR) identificó a cinco de los 67 cadáveres hallados en 35 fosas clandestinas ubicadas en el municipio de La Barca, Jalisco, víctimas entre las que hay elementos del Ejército mexicano.

Funcionarios de la PGR revelaron que dos cadáveres corresponden a militares que realizaban labores de inteligencia contra los grupos del crimen organizado que operan en Jalisco y Michoacán.

Mencionaron que tres cuerpos más pertenecen a personas originarias de Sonora, de las que aún se está tratando de determinar si formaban parte o no de alguna organización criminal, o sólo fueron víctimas de la delincuencia.

Los funcionaros consultados informaron que la mayor parte de los asesinados eran integrantes de la agrupación delictiva denominada Los Caballeros Templarios, debido a los tatuajes que presentan en sus cuerpos, particularmente la imagen de una cruz que los distingue de otros grupos.

Aunque presumen que detrás de estos homicidios está el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), dicen que aún tienen dudas si realmente son los autores de estas matanzas, ya que varios de los cuerpos fueron desmembrados.

Indicaron que esa no es una forma de operar de esa organización, sino de otros grupos delictivos.

Detallaron que a partir del hallazgo de los 67 cadáveres, la Procuraduría General de la República ha logrado conformar un banco genético con 400 muestras aportadas por personas que buscan a sus familiares entre las víctimas.

Relataron que las muestras genéticas se tomaron en Michoacán, Nuevo León y Jalisco, donde la institución instaló mesas para ofrecer apoyo a las personas que buscan a familiares desaparecidos desde hace meses o años.

A principios del presente mes, la Procuraduría General de la República (PGR) terminó los trabajos de búsqueda de los cuerpos de dos agentes de la Policía Federal Ministerial levantados por el crimen organizado y que se presume fueron asesinados y enterrados en las fosas de La Barca.

La decisión de acabar con la búsqueda de los agentes René Rojas Márquez y Gabriel Quijadas Santiago, se debió a que no encontraron más cadáveres.

Los 67 cuerpos fueron trasladados a la Ciudad de México, a la Coordinación General de Servicios Periciales que depende de la Agencia de Investigación Criminal, para conocer las causas de la muerte, su temporalidad y conocer su identidad.

Los agentes federales fueron levantados el pasado 3 de noviembre en Vista Hermosa, Michoacán, pero policías de dicho municipio afirmaron que los policías fueron enterrados en La Barca.

Ocho días después [el 11 de noviembre], un juez federal ordenó el arraigo por 40 días de 20 elementos de Vista Hermosa que presuntamente participaron en la desaparición de los agentes.

Por su parte, cinco personas más, entre ellos dos agentes de seguridad y tres civiles, fueron dejados en libertad bajo las reservas de ley, pues no hay pruebas que los relacionen con estos sucesos.

La indagatoria se mantiene

Es de mencionar que los 20 policías municipales continúan bajo interrogatorio del agente del Ministerio Público Federal adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Durante la pesquisa, la Agencia de Investigación Criminal realizó una búsqueda en cuatro puntos de La Barca, donde se presume que fueron inhumados clandestinamente los restos de los agentes de la Policía Federal Ministerial, quienes hasta la fecha sus restos no han podido ser localizados.

En noviembre pasado, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo que los responsables de la desaparición de los agentes eran “prácticamente todos los policías municipales” de Vista Hermosa,  pues ellos fueron quienes levantaron a los agentes.

“Los detenemos [a los policías municipales] y logramos en la investigación encontrar un lugar [en La Barca] donde pudieran haber sido enterrados los policías…”, agregó.