Activista asesinado en Morelos era asediado por policías: líder

Gustavo Salgado Delgado, dirigente local del Frente Popular Revolucionario, había recibido amenazas por su labor de defensa de los indígenas guerrerenses, dijo Florentino López Martínez.
El activista y líder del Frente Popular Revolucionario, Gustavo Salgado Delgado.
El activista y líder del Frente Popular Revolucionario, Gustavo Salgado Delgado. (Especial)

Cuautla, Mor.

Gustavo Salgado Delgado, dirigente local del Frente Popular Revolucionario (FPR), localizado decapitado este miércoles tras haber sido reportado como desaparecido, "fue constantemente asediado" en los últimos meses por elementos policiacos municipales y estatales, denunció el líder nacional del organismo, Florentino López Martínez.

El representante de ese organismo, que en la región oriente impulsa el establecimiento de desplazados de Guerrero, aseguró que Gustavo había recibido amenazas por su labor de defensa de los indígenas guerrerenses, a quienes buscaba un espacio en los municipios de Ayala y Cuautla, al oriente de Morelos.

"El homicidio de Gustavo también se inscribe en un contexto de negligencia de las autoridades que nunca terminaron de atender el problema de los indígenas de Guerrero que no tienen donde vivir en su estado", dijo López Martínez.

El dirigente dijo que los tres niveles de gobierno fueron responsables la situación, ya que a pesar de la recomendación de la Comisión Nacional Indígena, nunca se atendió la petición.

Expresó que este crimen ocurrió en el contexto de la operación de las bandas del crimen organizado en Morelos y la vinculación de las autoridades policiacas y civiles con los grupos criminales.

Gustavo Salgado Delgado, líder local del FPR, fue reportado desaparecido este miércoles por miembros de su organización, quienes elaboraron carteles electrónicos, mismos que difundieron en redes sociales y pidieron la colaboración de otras organizaciones acordes a sus luchas, a difundir la información.

Según sus compañeros, Gustavo fue visto por última vez antes de partir a su casa en Cuautla; sin embargo, no llegó a su destino.

Activistas fueron a la Fiscalía Regional de Morelos, pero no se les permitió presentar la denuncia, ya que en la entidad no se puede considerar a una persona como desaparecida, sino hasta las 48 horas de su ausencia.

Alrededor de las 18:00 horas, familiares y amigos de Gustavo se trasladaron a la comunidad de Moyotepec, municipio de Villa de Ayala, a atestiguar el levantamiento de un cadáver que presentaba decapitación y cercenamiento de ambas manos, según información preliminar.

Tras presentarse y ver el levantamiento del cadáver, pudieron cerciorarse que se trababa de él pues su cabeza fue encontrada algunos metros más adelante.

Sus compañeros y amigos se trasladaron a la sede de la Fiscalía Regional donde se entrevistaron a puerta cerrada con el Fiscal Estatal, Rodrigo Dorantes, y el subsecretario de Gobierno, Ricardo Robledo, cuyos acuerdos no fueron dados a conocer, sin embargo, el gobierno del estado anunció que habrá información sobre los hechos esta mañana de jueves, en una rueda de prensa.