Guerrero no se va a ‘michoacanizar’: Aguirre

El gobernador guererrense reconoció el problema de inseguridad en su entidad pero dijo que no existe punto de comparación entre la violencia que hay en los dos estados.
El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre.
El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre. (Milenio/Archivo)

El gobernador Ángel Aguirre Rivero afirmó que Guerrero no se va a michoacanizar, ya que los niveles de violencia entre ambas entidades son muy diferentes.

En Chilpancingo, Aguirre reconoció que en Guerrero sí hay inseguridad, pero aclaró que de ninguna manera se compara con lo que ocurre en Michoacán.

Tras terminar una gira de trabajo con el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, el gobernador fue abordado fue cuestionado sobre el problema de inseguridad que se vive en varios puntos de la entidad.

Respecto a la posibilidad de que Guerrero entre en un proceso similar al del vecino estado, Aguirre Rivero indicó: "La verdad es que son realidades totalmente distantes, muy diferentes; sí persiste en nuestra entidad un problema de inseguridad, pero no hay punto de comparación", reiteró.

Pese a que la semana pasada se declaró un toque de queda en el municipio de Apaxtla, el mandatario estatal sostuvo que dicha demarcación tiene la cobertura de la Policía del Estado y del Ejército Mexicano.

Respecto a Chichihualco, lugar en donde la fuerza militar debió trasladar tres tanquetas, unidades hummers blindadas y dos helicópteros para detener los enfrentamientos entre bandas de delincuentes, el mandatario estatal sostuvo que el municipio está en una franca recuperación.

Incluso, mencionó que los sectores productivos de las zonas afectadas por la inseguridad poco a poco comienzan a trabajar con normalidad.

Sin embargo, destacó que las fuerzas de seguridad se mantendrán en el municipio durante tiempo indefinido, hasta que se garantice la tranquilidad y seguridad de los habitantes, que durante los últimos días denunciaron la proliferación de gente extraña ostentosamente armada.

Por esa razón, el gobernador guerrerense desestimó la posibilidad de que en esta entidad se registre un fenómeno similar al de Michoacán, en donde la delincuencia mantiene el control de algunos municipios y solamente disputan el poder con las autodefensas.