UPOEG exhibe osamentas halladas en Cajeles

La Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero busca llamar la atención de las  autoridades y que éstas se comprometan a investigar si hay más restos enterrados en la zona.
El fin de semana se realizaron trabajos para buscar más osamentas en los alrededores del Ocotito
El fin de semana se realizaron trabajos para buscar más osamentas en los alrededores del Ocotito. (Rogelio Agustín Esteban)

Iguala

Con el propósito de llamar la atención de las autoridades y de organismos internacionales, la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) exhibió tres osamentas encontradas en Cajeles, comunidad ubicada en el valle de Ocotito.

Cresenciano Ramírez López, promotor de desarrollo comunitario de la UPOEG, explicó que el lunes 3 de febrero la Policía Ciudadana (PC) encontró dos osamentas humanas en las inmediaciones de Cajeles y la mañana del martes ubicaron otra más.

En costales de harina, trasladaron los restos hacia la base que los elementos del Sistema de Seguridad Ciudadano (SSC) mantienen en El Ocotito, a orillas de carretera y en ruta que va hacia Chilpancingo.

La semana pasada los integrantes de la UPOEG detectaron una pequeña gruta con un costal de huesos en su interior, ahí estaban tirados entre ramas y lodo cuatro chalecos tácticos, una fornitura, una mochila escolar de niña, media costalilla de mariguana en mal estado y cuatro placas de acero para blindaje.

Dieron el reporte al Ministerio Público y tras convocar a un grupo de peritos, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) informó que se trataba de restos de animal, probablemente de perro.

En esta ocasión los policías ciudadanos decidieron llevar los restos hacia su base, exhibirlos públicamente para que la población los mire y sepan que no pretenden realizar un montaje para ganar adeptos, señala el promotor de desarrollo comunitario.

También lo hicieron para llamar la atención de las autoridades y que se comprometan a investigar si en el lugar hay más osamentas enterradas, incluso, la UPOEG pidió la intervención de organismos no gubernamentales nacionales e internacionales para que acudan a revisar si hay más fosas clandestinas en la zona.

Reconocen un cráneo

Entre los restos exhibidos por la Upoeg a orilla de carretera está menos de la mitad de una cabeza, la parte alta quedó destrozada pero se distingue claramente una quijada con algunas piezas molares.

Entre los curiosos está un joven de aproximados 20 años que de golpe dice que sabe a quien corresponden dichas piezas.

"Era un chavo como de 16 años, completamente inocente y sin problemas. Lo que pasó fue que su tío tuvo problemas con los malos y estos un día lo atacaron, el señor era militar y les mató a dos, los hizo huir pero regresaron a cobrar venganza, al muchacho se lo llevaron y lo quemaron".

El joven habla con reservas, con desconfianza relata que el ataque hacia el militar y la venganza de los delincuentes se registró hace más de un año, se supo que al muchacho lo quemaron y por eso la familia abandonó el pueblo.

De los otras dos osamentas nadie dio referencias, lo que si aseguran los vecinos es que en los cerros de Cajeles si se busca encontrarán más osamentas, pues al parecer ahí llevaban a las personas que desaparecían en las ocho comunidades que integran el valle del Ocotito.

De ahí la decisión de exhibir las osamentas.