Investigan a Grupo Centauro por muerte de joven

El Diputado Francisco Tobías Hernández aseguró que el Gobierno Municipal de Saltillo y la PGJE deberán poner "bajo la lupa" el deceso de Isaías Tello Barrientos, quien fue golpeado por policías.
Necropsia determinó probable responsabilidad de policías, en asesinato de maestro en Saltillo.
Elementos del Grupo Policial Centauro de Saltillo deberán ser investigados por la muerte de Isaías Tello Barrientos. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

El Congreso Local pedirá al Gobierno Municipal de Saltillo y a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila, investigar la muerte del joven saltillense Isaías Tello Barrientos, así como sancionar a los responsables.

Mientras que al municipio se le pide también, hacerse cargo de los gastos originados e indemnizar a los familiares de la víctima.

Además mejorar y profesionalizar las actividades de los policías y demás servidores que laboran en la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

A petición del diputado Francisco Tobías Hernández, la Diputación Permanente aprobó hacer tales recomendaciones, toda vez que familiares de Tello Barrientos y el mismo joven antes de morir dieran testimonio de las agresiones de las que fue víctima a manos de elementos de la policía municipal.

Tras recordar que el joven falleció el pasado 6 de enero, Tobías Hernández señaló que esta muerte "no puede pasar inadvertida por el derecho elemental de acceso a la justicia, el de tutela del Estado y por la necesidad de reprimir este tipo de conductas para que no se repitan", dijo.

Es derecho de toda persona vivir, la integridad y la seguridad, ésta ultima es una función a cargo de la Federación, las Entidades y los Municipios.

Consideró que se trata de un asunto de alta gravedad que compete tanto al gobierno como a la sociedad, especialmente a los representantes de la comunidad.

"Poco tenemos que estar haciendo en el Congreso del Estado si no contamos con el valor y la capacidad de hacer nuestras causas como ésta, pues la muerte de Isaías lacera la dignidad de todos y nos marca por la incompetencia para proteger su integridad y su vida", expuso.

Indicó que además las personas ofendidas por la comisión de un delito tienen derechos y garantías, entre las que se encuentran su protección, la reparación del daño y la investigación de los delitos de que se trate.

En este sentido pidió que se hagan valer los derechos humanos de Isaías y su familia, quienes no han tenido acceso a la justicia pese a que han insistido en que se realice la investigación por la muerte del joven al ser "confundido con un delincuente".

"Resultaría una ofensa contra la dignidad que policías municipales hayan golpeado y provocado la muerte de una persona a la que deben proteger, nos preocupa enormemente y nos mueve e actuar de inmediato", dijo.

"Suponiendo que el desafortunado suceso se debió a un malentendido, pues se dice que confundieron al joven Isaías Tello con un asaltante, es evidente que no justifica de forma alguna la actuación en esos términos".

"Pues nadie, ni los delincuentes, pueden ser objeto de ofensas, golpes, tratos inhumanos o cualquier conducta que transgreda su dignidad (...) Nada justifica un acto irracional y brutal como aquel al que me refiero", agregó.

Lesiones que lo llevaron a la muerte

Fueron elementos de la Policía Municipal de Saltillo que pertenecen al grupo "Centauro", dirigido por el comandante Weimar Jiménez, quienes el 29 de diciembre de 2015 atacaron a Isaías Tello Barrientos pues lo confundieron con un ladrón que minutos antes había asaltado a un comerciante.

De acuerdo a lo narrado por el propio Isaías a medios de comunicación locales, los agentes lo tumbaron de unas escaleras y el joven de 25 años resultó con fractura en ambos tobillos.

Aún en el suelo los agentes lo esposaron y lo arrastraron por el pavimento para acercarlo a la patrulla, lo subieron a la caja de la unidad 1353 y lo llevaron ante el comerciante para que lo identificara.

La familia de Isaías interpuso una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), abriéndose una carpeta de investigación.

Al no ser identificado como el agresor del comerciante afectado los policías lo regresó a la calle José Rosas Moreno, en la colonia Satélite Sur, lo bajaron de la patrulla y lo abandonaron en la banqueta.

Sus familiares lo trasladaron al hospital donde le enyesaron ambas piernas pues tenía fracturados los tobillos y las espinillas.

Además acudieron a la Dirección de Policía exigiendo la indemnización por las lesiones, pero la respuesta del comandante Weimar no fue la esperada, pues protegió a sus oficiales.

Tras una convalecencia de 7 días Isaías murió de camino al hospital, había despertado en la madrugada del 6 de enero gritando que se sentía mal, aunque su padre hizo lo posible para llegar de inmediato el joven no resistió.

En un acto desesperado por obtener justicia por la muerte de Isaías, familiares y amigos se manifestaron, este lunes, frente a la presidencia municipal de Saltillo, exigiendo que se destituya al director de la Policía Municipal, Clemente Yáñez, que se capacite a los policías en materia de derechos humanos, la indemnización a la familia y la desaparición del Grupo Centauro.