Grupo armado quema rancho en Michoacán

Luisa María Calderón, dispuesta a presentar declaración ante PGR por su denuncia sobre la audiencia a templarios en el Senado.
Uno de los vehículos quemados por los agresores.
Uno de los vehículos quemados por los agresores. (Quadratin)

Michoacán

Un comandó asesinó a un hombre e incendió el rancho de Arteaga, además de quemar cuatro vehículos de distintos tipos.

De acuerdo con el reporte de la Procuraduría de Justicia de Michoacán, el ataque ocurrió a las 20:30 horas del sábado en el rancho Puerto Bajo; sin embargo, por lo intrincado del camino fue hasta ayer cuando se tuvo la información precisa del hecho.

Los datos preliminares de la policía revelan que varios sujetos con armas de alto poder irrumpieron en el lugar y asesinaron a un varón aún no identificado.

Posteriormente prendieron fuego a dos viviendas del lugar, a una camioneta, dos cuatrimotos y un vehículo todo terreno.

La Procuraduría de Justicia estatal reconoció que por lo lejano del lugar fue hasta la mañana del domingo cuando realizaron las primeras diligencias del caso.

En el sitio el grupo armado dejó un mensaje, cuyo contenido no fue revelado

La senadora Luisa María Calderón se dijo dispuesta a acudir a la PGR si es llamada tras su denuncia de que legisladores recibieron a integrantes de Los caballeros templarios.

La panista señaló que no es necesario aplicar nuevos protocolos en el Senado para recibir a ciudadanos que pidan ser escuchados, sino “estar espabilados”.

Por estos hechos el Senado presentó una denuncia de hechos ante la PGR. De acuerdo con el documento de tres páginas, la denuncia se sustenta en notas publicadas al respecto.

De hecho, entre las documentales, se anexan 10 copias fotostáticas de notas periodísticas.

Ahí se señala que la intención “es deslindar cualquier acción que se le quiera imputar a la Cámara de Senadores, su Mesa Directiva, sus órganos de gobierno o a cualquier senador en particular”.

El coordinador del PAN, Jorge Luis Preciado, confirmó que se reforzarán los protocolos de seguridad y señaló que a Luisa María Calderón le cargaron la mano por sus declaraciones.

Casi guerrillas

Por separado el legislador perredista Sebastián de la Rosa, presidente del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados, advirtió la necesidad del desarme de los grupos de autodefensa por considerar que “están al borde de convertirse en guerrilla”.

Al participar en el foro Experiencias exitosas de organización comunitaria, celebrado en el Palacio de San Lázaro, el diputado federal por Guerrero sostuvo que las autodefensas no surgieron por razones de seguridad pública, sino porque la gente necesita desarrollo social y elevar su calidad de vida. “Una buena alternativa es ésta”, dijo.

De la Rosa calificó los movimientos de autodefensa como instrumento de la población para la búsqueda del desarrollo social y humano, la protección de sus procesos productivos, así como el rescate de usos y costumbres, dado el abandono por parte de las autoridades.

Sin embargo, insistió, “es necesario que dejen de ser movimientos armados, pues están al borde de convertirse en guerrilla”. (Con información de: Angélica Mercado y Fernando Damián)