"Gracias a las autodefensas el estado se fortaleció. Ahora, como fuerza rural, son imprescindibles": Castillo

Hoy fue presentado aquí, en Tepalcatepec, el primer contingente (150 personas) de la llamada Fuerza Rural formada por miembros de las autodefensas y ex policías municipales.
Alfredo Castillo y 'Papá Pitufo' se sacan la foto del recuerdo de la desaparición de los autodefensas en Tepalcatepec.
Alfredo Castillo y 'Papá Pitufo' se sacan la foto del recuerdo de la desaparición de los autodefensas en Tepalcatepec. (Jorge Carballo)

Ciudad de México

El Comisionado Alfredo Castillo dijo que la Fuerza Rural es una nueva institución de México surgida de la gente y a partir de un levantamiento armado inédito en la historia del país, que no fue contra el Estado sino para pedir que el Estado interviniera. Apuntó que espera que no se repita la historia de que los que supuestamente son buenos se vuelven malos contra su propia gente, como ocurrió con los Templarios que cuando fueron creados prometían proteger al pueblo. Hizo un reconocimiento a las autodefensas a cuyos miembros llamó "valientes y con arrojo" y aseguro que gracias a ellos el Estado se fortaleció. Les recordó que a partir de ahora la seguridad de sus familias y pueblos depende de ellos. "Ustedes ahora son imprescindibles", los azuzó. A nombre de las autodefensas habló la comandante Juanita, que narró el terror y la zozobra en la que vivían los calentanos. Este 10 de mayo fue presentado aquí, en Tepalcatepec, el primer contingente (150 personas) de la llamada Fuerza Rural formada por miembros de las autodefensas y ex policías municipales. Cada uno de los efectivos recibió un informe azul marino, un fusil R15, una pistola 9 milímetros y parque reducido: 15 balas para la escuadra y 30 tiros para el rifle. Sólo han recibido adiestramiento básico por parte de la Policía Federal: como usar las armas, cómo marchar, y cómo patrullar en 14 pequeñas Pick up tipo estaquitas que les fueron proporcionadas. Los ex autodefensas marcharon a lo largo de unas cuadras y luego les fue tomada protesta junto a la plaza del asta bandera. Poca gente salió a darles la bienvenida, unas 200 personas, y pocas personas de asomaban a su paso por las calles. "Primero hay que ver cómo se comportan", comentaba un empresario de muebles. Papá Pitufo bromeaba que ahora sí es Pitufo por estar vestido de azul, y el comandante Cinco prometía que evitarán que haya infiltrados. Todos lucían contentos...