Gracias a Dios un taxista me llevó al consulado: colombiano plagiado

Luz Edith Sarmiento, esposa de John Jairo Guzmán, declaró que cuando le "llamó estaba llorando, me decía estoy bien, me volé, me volé. Me decía: saque las niñas del colegio que las pueden matar".
Colombiano secuestrado en México llora al llegar a su país
Colombiano secuestrado en México llora al llegar a su país (AFP)

México

John Jairo Guzmán Velázquez escapó de sus plagiarios que lo tenían en una casa de seguridad en Toluca, Estado de México. Corrió a pedir un taxi para que lo llevara a la Embajada de Colombia en el Distrito Federal, eso narró el colombiano en su país, según el periódico El Tiempo.

"Después de la huida de mis captores, gracias a Dios un taxista me llevó al consulado y allá pedí mi repatriación".

Con signos de desnutrición, el colombiano pidió ayuda a las autoridades consulares, que dieron aviso a la Procuraduría General de Justicia del DF para dar continuidad a la averiguación previa por el delito de secuestro, informó ayer el procurador capitalino Rodolfo Ríos.

El funcionario agregó que una vez en el Consulado colombiano, la víctima recibió atención médica y psicológica.

De acuerdo con el medio colombiano, Guzmán dijo que "A mis compatriotas, por mi experiencia, no les deseo eso. Traten de regresar a su pueblo natal y aquí nos defenderemos, y Dios nos dará de qué comer, de qué vivir, pero Dios nunca nos faltará con la comida".

Luz Edith Sarmiento, esposa del colombiano, narró que los secuestradores le exigieron no denunciar el plagio: "Me decían que no denunciara porque podía matar a mi esposo, que ponía en riesgo la vida de mis hijas y la mía".

Además de que en un inicio le pidieron como rescate "una suma millonaria", según El Tiempo, pero terminaron por exigirle 40 millones.

"Yo no denuncié porque sentía en mi corazón que estaba vivo y me decía, no voy a denunciar, tengo fe. Yo denuncio el día en que escuche a mi esposo libre", explicó la esposa del colombiano que permaneció cerca de 60 días secuestrado en México.

Agregó: "Cuando me llamó (John Jairo) estaba llorando, me decía estoy bien, me volé, me volé. Me decía: saque las niñas del colegio que las pueden matar".

El director de Asuntos Consulares de la Cancillería, Álvaro Calderón, dijo que las autoridades conocieron el 20 de septiembre el secuestro, pero fue el 23 de ese mes cuando confirmaron que se trataba de un colombiano de identidad Jhon Jairo Guzmán, informó El Tiempo.

Guzmán Velázquez tiene las marcas de las torturas que sufrió en el secuestro. "Llegó supremamente golpeado, con traumatismo físico", dijo Calderón.

El 20 de septiembre Guzmán fue secuestrado por presuntos elementos de la policía capitalina, en calles de la colonia Narvarte. El momento del plagio fue captado por una persona. El video fue difundido a través de redes sociales.

En las imágenes se ve que la víctima viajaba en un automóvil compacto sobre la avenida Cuauhtémoc, cuando un grupo de motociclistas le marcaron el alto, mientras un taxista hacía la labor de muro.

Los hombres lo tomaron por la fuerza para introducirlo en una camioneta que llegó al lugar y, después se supo, tomó camino hacia la carretera México-Toluca, donde las autoridades perdieron el rastro de los secuestradores.