Gobierno de Peña intercepta 20 aeronaves del ‘narco’

En un informe obtenido por MILENIO se indica que la mayoría de éstas han sido localizadas en Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Chihuahua y Michoacán.
Los restos de la aeronave cayeron en el estado de Apure, en la frontera con Colombia.
Los restos de la aeronave cayeron en el estado de Apure, en la frontera con Colombia. (Especial)

Ciudad de México

Mientras el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, confirmó la destrucción en su territorio de un jet con matrícula mexicana cargado de cocaína, la intercepción de estos aparatos ha sido una de las prioridades del gobierno de México en la lucha contra el narcotráfico en territorio nacional, de acuerdo con un informe de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) obtenido por MILENIO.

Según datos oficiales durante el actual sexenio se han incautado 20 aeronaves supuestamente utilizadas por organizaciones criminales, en su mayoría para el trasiego de droga, y se destruyeron 173 pistas clandestinas.

La mayoría de éstas han sido localizadas –entre el 1 de diciembre de 2012 y el 31 de octubre de 2013- en estados como Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Chihuahua y Michoacán.

El número de aeronaves incautadas a grupos delictivos en lo que va del sexenio es el mismo con el que cerró el último año del gobierno calderonista anterior que fue de 20, aunque en cuanto a las pistas éstas sólo representan la mitad en comparación con 2012.

Entre diciembre de 2006 y diciembre de 2007, las fuerzas armadas decomisaron 53 aeronaves y localizaron 992 pistas clandestinas, según información oficial de la dependencia.

Durante el sexenio de Felipe Calderón fueron aseguradas por la Sedena un total de 540 aeronaves y se ubicaron 3 mil 922 pistas de aterrizaje que fueron destruidas.


En 2008 fueron decomisadas 285 aeronaves; 109 en 2009, 19 en 2010, 54 en 2011 y del 1 de enero al 30 de noviembre de 2012 el total ascendió a 20.

Las fuerzas armadas localizaron 767 pistas utilizadas por narcotraficantes en 2008; 736 en 2009; 585 en 2010 y 565 en 2011; mientras que del 1 de enero al 30 de noviembre de 2012 el total fue de 347.

En la actual administración la Sedena implementó el Sistema Integral de Vigilancia Aérea para garantizar la seguridad y soberanía del espacio aéreo nacional, indica el informe del instituto armado.


Se utilizan además radares tipo TPS-70 para actividades de vigilancia, identificación, seguimiento e intercepción de tráfico aérea no identificado o sospechoso.


De acuerdo con el documento, dicho sistema está compuesto con medios de enlace, detección, identificación, seguimiento e intercepción aérea desplegados en el territorio, con el que se realizan operaciones de vigilancia y reconocimiento aéreo, "a fin de detectar y localizar aeronaves ilícitas, pistas o áreas susceptibles de aterrizaje clandestinas o alguna actividad sospechosa".


Además de proveer seguridad aérea a instalaciones estratégicas o vitales, bajo el principio de mando centralizado y coordinadas por el Centro de Mando y Control, dependiente del Estado Mayor de la Defensa Nacional.


Mandos de la Sedena comentaron ante este embate por aire y tierra, los cárteles han recurrido con mayor a un método rústico que consiste en lanzar cargamentos en paracaídas sobre las costas mexicanas.


Los paquetes, principalmente de cocaína, tienen un mecanismo simple para permanecer sumergidos durante algún tiempo para luego salir a flote. Están elaborados con costales de sal que al disolverse permite al cargamento brotar a la superficie para sean recogidos por los narcotraficantes.


Autoridades de la Sedena comentaron que este método ha sido identificado en los litorales mexicanos, en estados como Sinaloa, Quintana Roo, Oaxaca, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Chiapas, Veracruz y Tamaulipas.


Para evitar esta modalidad del narcotráfico las fuerzas armadas han instalado puestos de control en carreteras para interceptar la droga lanzada al mar desde aeronaves que sobrevuelan a baja altura para su distribución, sobre todo, a Estados Unidos.