CNDH ve desaparición forzada en caso de cantante de “La Voz México”

La comisión emitió una recomendación al gobierno de Veracruz por detención arbitraria y desaparición forzada de tres jóvenes, de los cuales dos fueron hallados muertos y uno está desaparecido.
Gibrán David Martiz Díaz
Uno de los jóvenes levantados por la policía fue Gibrán David Martiz Díaz, participante del programa de televisión “La Voz México. (Archivo )

Ciudad de México

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una recomendación al gobierno de Veracruz, por la detención arbitraria, desaparición forzada y una inadecuada procuración de justicia en el caso de tres jóvenes presuntamente levantados por policías estatales el 7 de enero del año pasado.

Uno de los jóvenes levantados por la policía fue Gibrán David Martiz Díaz, participante del programa de televisión "La Voz México, y su cuerpo fue hallado el 18 de enero.

El entonces procurador de Veracruz, Felipe Amadeo Flores, informó el 19 de enero que elementos de seguridad realizaron un operativo un día antes en la carretera Huatusco-Conejos, donde repelieron un ataque y murieron dos agresores. Al inspeccionar la zona localizaron dos cuerpos, uno de ellos era el de Gibrán, quienes supuestamente habían sido secuestrados por los hombres que murieron en esa agresión.

La comisión explicó que de las tres víctimas detenidas por policías estatales, dos fueron halladas muertas y una sigue desaparecida.

En la recomendación 14/2015, la CNDH indicó que los siete elementos que presuntamente están involucrados en la desaparición forzada de los tres jóvenes violaron sus derechos a la libertad personal, integridad y seguridad personal, legalidad, seguridad jurídica y a un trato digno.

Según el documento, un testigo vio que policías estatales encapuchados llegaron con los jóvenes al departamento que éstos recientemente habían rentado. Los oficiales abrieron el inmueble y después se retiraron con los muchachos, de quienes después no se supo nada.

En un informe de la SSP de Veracruz la CNDH detectó los nombres de los agentes que tripularon la unidad número uno el 7 de enero e identificó que no existía registro de la detención de los jóvenes.

Uno de los argumentos de la CNDH es que en el oficio sin número de 23 de junio de 2014, suscrito por el Apoderado Legal de "Radiomóvil Dipsa", se informó que el teléfono celular de una de las víctimas fue utilizado el 8 y 9 de enero, "arrojando como ubicación geográfica las coordenadas que corresponden a la Academia de Policía el Lencero, de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz".

Los policías posteriormente "aceptaron haber detenido a las víctimas, sin haber rendido el informe sobre su detención y sin haber acreditado fehacientemente haberlos dejado en libertad tal", indicó la comisión.

La CNDH agregó que en sus declaraciones ministeriales del 14 de enero, los siete policías involucrados "ocultaron información que podría ayudar a dar con el paradero de las víctimas, al omitir declarar que les habían asegurado sus pertenencias, como lo fue el teléfono celular".