Gendarmería aún no resguarda escuelas de Acapulco

Felipe de Jesús Cortés, director de una primaria, dijo que solo ha visto a los gendarmes cuando visita la zona turística, mientras que su plantel es vigilado por dos policías privados.
Personal de la Gendarmería realizó rondines de vigilancia
A partir de hoy (miércoles) se inicia la presencia de la Gendarmería, dijo secretario de Educación Pública de Guerrero, Salvador Martínez della Rocca. (Jorge Carballo)

Guerrero

El operativo solicitado por la Secretaría de Educación Pública de Guerrero para que elementos de la Gendarmería resguarden las escuelas de educación básica en Acapulco ha sido insuficiente.

Ante la situación de amenazas, intentos de secuestros, extorsiones y robos cerca de 200 planteles han pospuesto "hasta nuevo aviso" su regreso a clases.

Esta misma situación orilló a varias decenas de maestros a volver a instalar un plantón a las afueras del Instituto de Educación Básica y Normal (INEBAN) para demandar a las autoridades mejores condiciones de seguridad y cumplir con la premisa de que oficiales de la Gendarmería resguardarían cada uno de los mil 267 planteles del municipio.

El director de la primaria Simón Bolívar, Felipe de Jesús Cortés, aseguró que únicamente ha visto a los elementos federales en sus visitas a la zona turística del puerto, mientras que a su plantel no han llegado.

"Una vez que fui a la Costera Miguel Alemán tuve la oportunidad de ver a los gendarmes, pero hasta acá no han venido. Los alumnos solo ingresan con la custodia de dos policías privados", detalló.

Afirmó que las amenazas a profesores continúan en su colegio, por lo que se suspendió provisionalmente el turno vespertino.

"Hasta el momento está contemplado que el turno de la tarde comience el próximo lunes 12 de enero, pero hay que ver qué condiciones son las que nos garantizan las autoridades, porque todavía nos llaman para amedrentarnos que nos van a robar o secuestrar", explicó.

Cortés descartó la eliminación del turno vespertino, sin embargo, también consideró imposible su adhesión a las escuelas de tiempo completo para salir más temprano, ya que no tienen la infraestructura para hacerlo.

En la colonia Simón Bolívar, en un radio de un kilómetro, existen tres escuelas de educación básica. MILENIO pudo corroborar no había elementos de la Gendarmería, pero sí de seguridad privada.

Tal es el caso de la secundaria técnica 117 "Rafael Ramírez Castañeda" donde en su entrada principal se anunciaba que aún no se tenía definida la fecha para reabrir sus instalaciones.

La secundaria 100, ubicada en la zona conocida como el Coloso, permanece cerrada desde el 8 de diciembre, fecha en la que un grupo criminal incendió la dirección del colegio.

Su directora, María Inés Aparicio, pidió esta semana al secretario de Educación de Guerrero, Salvador Martínez della Rocca, visite la institución y su apoyo para reanudar las clases y salvaguardar la integridad de los más de 700 alumnos que están matriculados.

Este miércoles, Martínez della Rocca aseguró que "es una pena" que tengamos un país donde se tenga que enviar a las fuerzas de seguridad y resguarden la entrada de alumnos a las aulas.

Al encabezar la ceremonia de regreso a clases, indicó que de ser necesario contratarán empresas de seguridad privada a fin de que los menores de edad tomen clases.

"A partir de hoy se inicia la presencia de la Gendarmería, de la Policía y da pena, porque las escuelas son para estudiar. Qué lástima que tengamos un país donde se mande policía a las escuelas. Qué lástima de país", enfatizó.