La Gendarmería asume la vigilancia en el municipio

Restablecer la tranquilidad de la ciudadanía, la orden: comisionado.
Comenzaron a patrullar las calles en Iguala.
Comenzaron a patrullar las calles en Iguala. (Daniel Cruz)

Iguala

Caía la tarde y ante el azoro de la gente de Iguala arribaron a la cabecera municipal cientos de elementos de la Gendarmería, de la Policía Federal y del Ejército: el objetivo, una vez que fueron desarmados los policías municipales, es restablecer la paz en el lugar.

Los lugareños, con miradas temerosas, sin mucha disposición para hablar de lo que se ha vivido en este sitio desde hace años por la presencia del crimen organizado, se agolpaban en la acera de enfrente del ayuntamiento y observaban en silencio el despliegue y el paso de los efectivos. Nadie aplaudió, nadie silbó, simplemente miraban.

Enrique Francisco Galindo, comisionado de la Policía Federal, informó que llegaron más de 400 elementos bajo su mando. Unos lo hicieron por tierra, otros en un par de helicópteros. Las tropas ingresaron a la sede del 27 Batallón de Infantería del Ejército, pero poco a poco iniciaron su despliegue por las calles y avenidas.

Viajaban en unidades con techo y otras descubiertas. Otros más, en pareja, incluidas mujeres, a pie, para empezar a entrar en contacto con la población a fin de que les empiece a tener confianza.

Galindo comentó que las órdenes que recibió del Presidente de la República y del secretario de Gobernación fueron claras: restablecer la tranquilidad de la ciudadanía y evitar que vuelva a suceder algo “lamentable”, como lo que ocurrió, dijo en alusión al asesinato y desaparición de normalistas de Ayotzinapa.

—¿Cuánto tiempo van a permanecer aquí?

—El tiempo que sea necesario.

Por la noche, auxiliados también por policías estatales y ministeriales de Guerrero, los federales iniciaron recorridos.

El ambiente en las calles fue de normalidad, tiendas y restaurantes permanecían abiertos, y jóvenes y adultos caminaban en calma por las aceras. Había mucha gente, porque los hoteles del centro de la ciudad fueron ocupados en su totalidad por periodistas y por los propios federales.

—Por fin tenemos tranquilidad luego de tanto tiempo, dijo un restaurantero. Se acercó junto con el dueño de una fonda a observar la llegada de los policías y militares. Se relajaron tanto, que invitaban a reporteros extranjeros a festejar la paz momentánea con mezcal servido en sus negocio: “Vamos a brindar por una noche sin miedo”, sonreía uno de ellos.

Claves

Desde hace un año

- Dolores Padierna dijo que desde hace un año IDN denunció al alcalde de Iguala, ante Ángel Aguirre y ante el presidente Nacional del PRD, Jesús Zambrano, sin que hubiera respuesta.

- El presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, consideró que el gobierno federal debe esclarecer, en breve, la identidad de los cuerpos hallados.