El GDF supo en 2007 que había 'narcos' en la ciudad

Un documento sobre las situaciones del narcotráfico revela que los cárteles del Golfo y de Sinaloa operaban en Tepito e Iztapalapa.
Operativo militar en la Ciudad de México.
Operativo militar en la Ciudad de México. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

La presencia de la delincuencia organizada en la Ciudad de México, es decir, de cárteles del narcotráfico, no solo está asentada en documentos federales, sino locales, por lo menos en 2007, cuando Marcelo Ebrard Casaubon era jefe de Gobierno.

Los cárteles de Tijuana, de Colima, de Juárez, de Sinaloa, del Golfo, de Oaxaca y el denominado La Charola, integrado por policías que presuntamente protegían a narcotraficantes, era “una amenaza real que se tiene que combatir”, según el Análisis de Situaciones del Narcotráfico, elaborado por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y la entonces jefatura General de la Policía Judicial.

Dicho documento, repartido entre algunos mandos, fue preparado antes del Foro Nacional contra el Narcomenudeo, que se realizó en mayo de 2007.

“Se requiere de un plan integral para el combate al narcotráfico y/o delincuencia organizada que involucre a toda la sociedad y sectores”, se lee en el documento.

Según las conclusiones, la presencia de criminales en la Ciudad de México “desalienta la economía formal”, además de que “fomenta la violencia, la impunidad y la corrupción en las instituciones y la sociedad”.

“Se podrán incrementar los hechos violentos, como ajustes de cuentas por la lucha de plazas y mercado interno; se requiere una inversión más alta para su combate, con recursos humanos, económicos y tecnológicos del más alto estándar”.

ANTECEDENTES

Este domingo MILENIO dio a conocer que, según documentos federales, hay presencia de cárteles en el Distrito Federal.

Según esa información, los “grupos de narcotraficantes” con  presencia en el DF son siete, entre los cuales están el “el cártel del Golfo, a través de Los Zetas y el cártel de Tepito, conformado por sicarios jóvenes”.

 En tanto, en 2007 las autoridades reconocían operaciones en la capital del cártel del Golfo y el de Sinaloa, los dos que se disputaban el territorio mediante distribuidores asentados en Tepito e Iztapalapa.

 El documento revela además que la Ciudad de México estaba en una alerta color naranja.

El color naranja está por encima del verde y amarillo, que suponen un menor riesgo, pero por debajo del rojo, que es el máximo.

Había un “mercado natural y potencialmente atractivo para los grupos de narcotráfico por los que, se presume, hay más de 40 mil puntos de venta”, se indica en el documento.

Además, refería de actos violentos y una condición de riesgo que requería acciones proactivas para evitar su incremento, además de ajustes de cuentas entre grupos de la delincuencia organizada por la lucha de plazas y el mercado interno.

La situación en casi todo el país era entonces de alerta. Según los datos de la PGJDF, esa situación “le resta a los estados y gobiernos legitimidad interna y externa.

“Debido a los hechos violentos que se suscitan en el territorio nacional, generados por la lucha de los diversos grupos del narcotráfico (...) se están poniendo en riesgo la democracia del país, ya que estos grupos están atacando directamente a las autoridades encargadas de combatirlos, debilitando la gobernabilidad y estabilidad de México”, indica el documento.

Entonces se decía que era necesario aumentar los recursos para combatir a esos grupos ante la violencia, impunidad y corrupción que podrían generar, al tener sus intereses puestos en la capital del país, donde se asientan los tres poderes de Estado, corporaciones policiales y es el principal centro financiero.

Otras bandas

- Otro grupo de delincuencia organizada que operaba entonces en el DF era La Charola, conformado por policías locales y federales que protegían a narcotraficantes y distribuidores de droga.

- “Es una banda integrada por policías municipales, estatales y federales, así como militares, que proporcionaban protección a los cárteles del narcotráfico”, se lee en el documento.

- En 2007 las narcotienditas en el Distrito Federal sumaban 40 mil, porque la capital del país era un mercado natural y potencialmente atractivo para los grupos del narcotráfico.