"No pido clemencia, sino justicia": 'Pancho' Colorado

Francisco Colorado, detenido en Texas en 2012 y sentenciado a 20 años de cárcel acusado de conspiración para lavar dinero para Los Zetas, dijo que en enero presentará la apelación contra el fallo.
Pancho Colorado fue recluido en la cárcel de Bastrop, en Texas.
Pancho Colorado fue recluido en la cárcel de Bastrop, en Texas. (Especial)

Ciudad de México

Francisco Pancho Colorado, detenido en Texas en 2012 y sentenciado a 20 años de cárcel acusado de conspiración para lavar dinero para Los Zetas, informó que en enero sus abogados presentarán la apelación contra esta sentencia.

"No estoy pidiendo clemencia ni que me reduzcan la sentencia, estoy pidiendo justicia", afirmó en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

"El quinto distrito nos dio una audiencia para el mes de enero, para la apelación que estamos llevando a cabo", explicó en una llamada desde la cárcel, donde está recluido acusado de conspiración para lavar dinero a través de subastas de caballos de carrera.

- ¿Lavaste dinero?, le preguntó Ciro Gómez Leyva

"Está demostrado que no. Yo demostré que no lavé dinero para nadie y el gobierno no ha podido demostrar que hubo un solo dólar, ésa es la base de la apelación", aseguró.

Afirmó que no se le puede demostrar el delito de conspiración porque "para conspirara necesitas haber hablado con alguien, yo no conspiré con nadie, no me puses de acuerdo con nadie".

Dijo que compraba caballos "porque tenía que comprarlos y pagarlos", pero que jamás trató de ocultar ninguna operación.

"El dinero que yo utilicé es limpio, producto de mis empresas, no puede haber lavado de dinero".

Detalló que en el caso de soborno, otro de los delitos que se le acusa, tienen una audiencia el 19 de diciembre.

Afirmó que su defensa presentará nuevos datos para esclarecer su caso, pues encontraron que hay un cubano, de nombre Henry, que, dijo, ha sido utilizado como infiltrado en dos casos más como el suyo.

"Hay un personaje que interviene en el caso, se llama Henry, es un cubano, utilizado como infiltrado, trabajaba para el gobierno, para algunas agencias.

"No puede ser que una persona que ha participado en varios casos bajo la nómina del gobierno digan que no es infiltrado del gobierno", cuestionó.

Dijo que la fiscalía no sabía de esta nueva información y que está sorprendida.

Acusó que en 2012, tras su detención, estuvo retenido en una celda de castigo durante seis meses, para que se declarar culpable.

Dijo que su lucha se la dedica a su esposa María y a su hijos, además de "a los pocos amigos que me quedan y que todavía está a mi lado".