Mando asesinado había reprobado exámenes de confianza

Había sido dado de baja de Zapopan en 2013 también por no acreditar las pruebas de control de confianza

Guadalajara

El supervisor de la policía de San Pedro Tlaquepaque Francisco Javier Alejo Ramírez tenía antecedentes de haber sido dado de baja de la policía de Zapopan por no haber acreditado los exámenes de control de confianza.

De acuerdo a los registros del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Alejo Ramírez fue retirado de la corporación el 31 de julio de 2013 según consta en un oficio girado por el ayuntamiento zapopano.

Dos años y tres meses después, el 26 de octubre de 2015 la alcaldesa de Tlaquepaque, María Elena Limón, solicita al Consejo le sean realizadas las pruebas de control de confianza a Francisco Javier Alejo, para ocupar el puesto de supervisor de la policía, cargo que ocupaba al momento de ser asesinado.

"Le decimos (a la alcaldesa) que para dar seguimiento a la solicitud se le pide la documentación que comprueba el término de la relación jurídico administrativa con el ayuntamiento de Zapopan" aseguró la secretaria ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Ruth Gallardo Vega en entrevista para MILENIO

Sin embargo aunque el jefe policial inició los exámenes nunca los concluyó: "Los primeros días de diciembre (dio inicio) y nunca terminó no se presentó a los exámenes, no cubre con las fechas que le fueron programadas y solo asiste a algunos" dijo Vega Gallardo.

En cuanto a Daniel Rocha Chávez y Jesús Hernández Centeno, los oficiales que acompañaban a Alejo al momento del ataque y que perdieron la vida, la funcionaria dijo que estaban en un proceso de reacreditación pues se les había vencido a mediados del año pasado, mientras que Martín Maldonado Juárez ex comisario de seguridad y el director operativo, Gregorio Martínez quienes presentaron su renuncia al cargo, si habían aprobado los exámenes.