Abarca ordenó atacar a normalistas, confirma PGR

Según declaraciones de los detenidos, Abarca dio la orden de interceptar a los normalistas para evitar que sabotearan un evento de la presidenta del DIF, María de los Ángeles Pineda. 

Ciudad de México

El ex presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, es el autor intelectual de la muerte de seis personas y la desaparición de los 43 normalistas, pues ordenó interceptar a los estudiantes para que no sabotearan un evento de su esposa, dijo el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

El funcionario federal informó que según testimonios de los detenidos, el entonces alcalde, identificado como A5, recibió un reporte de que los normalistas estaban en el municipio y temieron que fueran a sabotear el informe de la presidenta del DIF, María de los Ángeles Pineda Villa. Abarca ordenó pedir apoyo de la policía de Cocula e interceptarlos.

El procurador mencionó que el año pasado, normalistas habían participado en una agresión a la alcaldía, y el 26 de septiembre, cuando la policía fue avisada de la llegada de los normalistas, asumieron que sabotearían las fiestas por el informe de Pineda, dijo el procurador.

“Como antecedente directo, es importante señalar que  en julio de 2013 la alcaldía de Iguala, ya con José Luis Abarca como presidente municipal, fue agredida en un conflicto  entre personas afines al alcalde y el grupo Unión Popular Emiliano Zapata”, dijo el procurador en la conferencia de prensa.

Los agentes de Iguala y Cocula bloquearon la carretera para que no pasaran los estudiantes. En ese lugar un policía disparó y mató al primer estudiante.

Murillo Karam dijo que Guerreros Unidos tenía una red de complicidad con varias alcaldías de la zona, entre ellas la de Cocula. Según uno de los testimonios, dijo el procurador, Pineda Villa, esposa de Abarca, era su principal operadora en Iguala y tenía parentesco directo con dos integrantes del grupo delictivo.

El titular de la PGR expresó que a Abarca se le investiga por nexos con Guerreros Unidos desde su campaña para ocupar el cargo de presidente municipal de Iguala.

"Ese grupo delictivo recibía del presidente municipal de 2 a 3 millones de pesos de manera regular, mensual o semanal, de los cuales 600 mil –según declaran los propios operadores financieros– eran un complemento a la nómina de la policía local. Además de que el grupo delincuencial decidía el ingreso de algunos de sus integrantes de los policías municipales", señaló el procurador.

El procurador informó que se tiene acreditado el modo de operar y los móviles del grupo directivo y de las policías de Iguala y Cocula; el aval de acción dado por Sidronio Casarrubias Salgado, líder de Guerreros Unidos, a sus elementos.

Se ha identificado el lugar dónde entregaron a los estudiantes al grupo delictivo; a los policías que incurrieron en los delitos de secuestro y delincuencia organizada, y se investiga a funcionarios municipales por desaparición forzada; también se ha identificado a los tres integrantes de Guerreros Unidos que recibieron a los jóvenes.

Murillo Karam informó que hasta el momento hay 52 personas detenidas y consignadas por este caso, entre policías, funcionarios municipales y miembros del grupo delictivo Guerreros Unidos.

Se sabe que los normalistas fueron subidos a una camioneta de redilas blanca y llevados por un camino de terracería que va hacia Pueblo Viejo, cercano al paraje donde fueron encontradas nueve fosas.

Detalló que la camioneta de redilas fue encontrada en una propiedad de un sujeto identificado como 'El Gil', jefe de sicarios de Sidronio Casarrubias, la cual está ubicada cerca del paraje donde se encontraron nueve fosas, en las que se han encontrado 30 cuerpos.

Murrillo sostuvo que "con las declaraciones obtenidas, los peritajes hechos, lo acontecido el 26 de septiembre en Iguala constituyó una represión violenta de policías de Iguala y Cocula dirigidos por Guerreros Unidos".