Hay gente que le apuesta a que le vaya mal a Jalisco: LCN

El fiscal lejos de tirar la toalla, dice estar más convencido de seguir luchando contra la delincuencia.

Guadalajara

Luis Carlos Nájera, fiscal de Jalisco habla sobre la situación de seguridad que se vive en la entidad así como también de la problemática de las adicciones, en la que considera que se debe trabajar en la prevención antes que legalizar cualquier estupefaciente.

JB: Aunque algunos observadores, colegas, han criticado fuertemente al gobernador después de esta crisis de seguridad (con los hechos de Ocotlán y San Sebastián del Oeste) e incluso desde allá se esparcen algunos comentarios de que, incluso, está cerca tu relevo, fiscal.

LCN: Pues habrá gente que le apueste a que al gobernador le vaya mal, yo soy un convencido y soy un colaborador de este gobierno y yo lo único que quiero es que le vaya bien a Aristóteles Sandoval porque si le va bien a él, le va bien a Jalisco. Yo no soy un político, yo no tengo aspiraciones a futuro, hay otra gente que perversamente le apuesta a que le vaya mal al gobierno y al gobernador para ellos fortalecerse de alguna forma. Yo lo único que quiero es tranquilidad para mi pueblo porque no tengo la capacidad de salir de Jalisco el día de mañana, yo quiero que mis hijos crezcan con esa tranquilidad, que los hijos de todos los jaliscienses tengan un estado y una ciudad como en la que yo crecí, que no había temor de salir a las calles. Tú lo ves, aunque se estén esparciendo rumores, que ya hemos detectado los **drones, que son temas más políticos que de seguridad pública, y que quieren causar una inestabilidad en este momento de elección. Yo estoy cierto de que los jaliscienses lo que queremos es la tranquilidad. Ve los domingos o ve un fin de semana a Chapultepec, ve a los cafés, ve a los restaurantes y tú los vas a ver llenos. Hemos platicado con gente que le ha tocado vivir en momentos difíciles en Tamaulipas, en Monterrey, de Acapulco y nos decían que se acabó la economía, bueno, ahí lo vemos. Hoy el torneo de tenis de Acapulco está buscando otra sede porque ha decaído. Yo no quiero para Jalisco esto, yo quiero que los jaliscienses sigamos viviendo en un entorno de tranquilidad y yo espero que esa gente que le apuesta a que le vaya mal al gobierno de Aristóteles Sandoval rectifique, porque no es a él al que le va mal, es a todo el estado, es a todos los que vivimos aquí en Jalisco; que no sean egoístas, que no vean el beneficio personal sino que vean el beneficio colectivo.

JB: Como una fuente de la violencia se veía la impunidad, ahora que se presentó el Índice Global de Impunidad, que se genera por este déficit de jueces que tenemos. Tú, que eres el que detiene a los delincuentes y los pone a disposición del Poder Judicial ¿coincides con esta conclusión?

LCN: Nosotros tendremos que seguir haciendo nuestro trabajo, hay una excelente comunicación y un excelente trabajo en conjunto con el presidente del tribunal, sabemos que puede haber fallas, que puede haber temores, no podemos descartar que haya corrupción, pero tenemos que señalar con evidencias.

JB: ¿Has reflexionado alguna vez si puede ser un camino más corto para abatir la delincuencia el pensar en otro método de combatirla, como apostar los millones de pesos que se destinan a la seguridad pública para destinarlas a la educación, a la prevención y entrar en un esquema de legalización de todas estas sustancias que hacen tan poderosos a estos grupos con esta capacidad de corrupción y de miedo? Te lo pregunto porque parece que es una carrera que no se les gana.

LCN: Yo estoy cierto que tenemos que empezar a verlo en primera persona. Mucha gente tiene dos argumentos básicos y que son muy fáciles de rebatir: la adicción es un problema de seguridad. Yo siempre les digo “¿conocen a un adicto? Sí. ¿Le pusieron una pistola en la cabeza para que consumiera? No”, entonces, no es un problema de seguridad, es una decisión muy, muy personal. Tenemos que trabajar en eso, en el combate a la adicción. ¿Por qué hay tanto dinero, por qué hay tanta compra? Porque hay quien consuma, en el momento en que cortemos esa cadena, en que dejemos de consumir esa droga, en ese momento este mercado va a caer. Mucha gente dice que es que hay mucha droga en la calle, bueno, si fuera por cantidad yo sería el más adicto porque he decomisado toneladas y toneladas de todas las drogas que tú quieras.

JB: Y si se le quita el valor que le da lo prohibido ¿no ayudaría?

LCN: Tendríamos que ver a qué, o sea, ¿hablamos de mariguana, de metanfetamina? El delincuente ha hecho su tarea, la mariguana es muy baja adictiva, si tú consumes mariguana fácilmente puedes dejarla de consumir. Si tú consumes cocaína es un alto adictivo psicológicamente, te hace sentir una necesidad. Pero hay unas drogas que son altamente adictivas física y psicológicamente; hoy cada vez más oímos de niños que nacen con la necesidad de una droga, entonces las drogas se vuelven parte de tu organismo, ya no es una adicción psicológica, es una adicción física, tu cuerpo la empieza a necesitar, deja de trabajar si no consumes esa droga. Entonces tenemos que apostarle mucho a la prevención, pero tenemos que apostarle mucho a decirle al joven en qué le afecta. Tú puedes regalar las dosis en la calle, pero tú sabes que a los pocos días esa persona va a ser improductiva y no estamos hablando de impacto laboral o de la pérdida de trabajo; vas a algunos lugares y ves gente pidiendo limosna, que son adictos, entonces es una merma en lo laboral porque empieza con ausentismos, con robo. Hoy, el 90 por ciento de la gente que comete robo, que es lo que más le duele al ciudadano: el robo de la cartera, del reloj, de la cadena, lo hace por estar bajo el influjo de alguna droga o lo hace para comprar una droga.