Fiscalía tiene primer falla en nuevo sistema de justicia

La persona tuvo que ser liberada, por lo que la procuradora Social, Felícitas Velázquez, dijo que MP tendrá que aportar nuevos elementos para demostrar que se cometió un delito.
En Jalisco los juicios orales entraron en vigor el pasado primero de octubre, en Zapotlán el Grande.
En Jalisco los juicios orales entraron en vigor el pasado primero de octubre, en Zapotlán el Grande. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Las exigencias para las autoridades en el nuevo sistema de justicia penal ya tuvieron sus primeras consecuencias, luego de que tuvo que ser liberada una persona, después de que la Fiscalía no pudo acreditar que fue detenida en flagrancia.

Lo anterior fue señalado por la procuradora Social, Felícitas Velázquez Serrano, quien explicó que se trata de una persona que fue detenida por el delito de robo. Según los señalamientos del Ministerio Público, había sido aprehendida en flagrancia, pero no pudieron acreditarlo. Ante esta situación, el juez decretó la libertad.

La funcionaria estatal aclaró que eso no significa que no se abra una investigación sobre este caso. Ahora, indicó, el Ministerio Público tendrá que aportar nuevos elementos, para demostrar que se cometió un delito.

El nuevo sistema de justicia adversarial entró en vigor en Jalisco el pasado primero de octubre, con la puesta en marcha de la primera sala oral, en el municipio de Zapotlán el Grande. En esta, se recibirán todos los asuntos penales que deriven de delitos cometidos en el distrito VI, que abarca los municipios del sur de la entidad.

Según el nuevo sistema, para que una persona sea enviada a prisión, la Fiscalía debe aportar los elementos suficientes. De no ser así, debe dejársele de inmediato en libertad.

Este es uno de los casos que han llevado los defensores de oficio en la sala oral. Además, hay otros cuatro que ya les fueron remitidos. La procuradora Social señaló que el trabajo hasta el momento ha sido poco, pues la mayoría de los asuntos penales que han llegado se han podido desahogar en la etapa de mediación, que corresponde al Instituto de Justicia Alternativa.

Recordó que para que un asunto penal se resuelva en la mediación es necesario que se trate de un delito no grave y que sea posible la inmediata reparación del daño.

La funcionaria dio a conocer que para esta primera etapa de la puesta en marcha del nuevo sistema de justicia adversarial, se cuenta con tres defensores de oficio, que hasta el momento han podido atender la carga de trabajo.

Indicó que en caso de que aumente la demanda, podrán asignarse más abogados sociales. La Procuraduría Social cuenta con unos veinte defensores certificados en el nuevo sistema penal, de los cuales cinco atienden la etapa que lleva la Fiscalía.

Los defensores han recibido hasta el momento cuatro asuntos, mientras que otros dos, relacionados con narcomenudeo, han sido atendidos por abogados privados.

Felícitas Velázquez aseguró que también ya están listos los abogados que laborarán en Puerto Vallarta, donde los juicios orales arrancarán el 15 de enero próximo.