Fiscalía traslada de Tijuana a acusado de violación y homicidio calificado

El hombre ya purga una sentencia de 23 años con cuatro meses en Puente Grande.

Guadalajara

Agentes de la Fiscalía General del Estado cumplió una orden de aprehensión  contra de un sujeto que violó a dos mujeres en Atotonilco El Alto y asesinó a una de ellas. El hombre había huido hacia Estados Unidos.

El inculpado es Enrique Anaya Velásquez, de 41 años, originario de Atotonilco el Alto, quien fue localizado en el condado de Los Ángeles, California, y trasladado a Jalisco para que cumpla su sentencia, de 23 años y cuatro meses de prisión.

El 19 de noviembre del año 2001 Anaya Velásquez cometió el primer ataque sexual cuando el sujeto interceptó en la vía pública a una mujer de 20 años, quien acababa de salir de la empresa en la que trabajaba y se dirigía a su casa.

El hombre obligó a la joven a subirse a una camioneta que él conducía y la llevó hasta una brecha próxima a la granja El Trigón, cerca de la carretera a Tototlán  donde la ultrajó.

Por temor a que lo denunciara, el sujeto decidió privarla de la vida, por lo que la asfixió, abandonó el cuerpo en el lugar y huyó.

La segunda violación fue a una menor de 17 años, a quien sorprendió el 27 de enero de 2002 cuando iba en una bicicleta en Atotonilco, el sujeto la subió con lujo de violencia a un vehículo y la llevó hasta una brecha cercana al lienzo charro municipal, donde la ultrajó, pero fue sorprendido por policías municipales que pasaron por el lugar y lo detuvieron, para luego ponerlo a disposición del Ministerio Público.

Por estos casos Anaya Velázquez fue detenido y consignado ante el Juez Décimo Primero de lo Criminal, quien lo absolvió por ambos casos por lo que el Ministerio Público apeló dicha resolución. El sujeto fue liberado y huyó a Estados Unidos, asentándose en Los Ángeles, California.

Con los elementos que aportó el Ministerio Público, la Décima Sala Especializada en Justicia Integral para Adolescentes del Supremo Tribunal de Justicia, a la que le fue asignada el caso, revocó en enero de 2009 la sentencia absolutoria y ordenó al Juez que emitiera una orden de reaprehensión por los delitos de homicidio calificado y violación en agravio de las dos víctimas, además de que dictó la pena de 23 años con cuatro meses de prisión.

El hombre fue recluido en el Centro de Readaptación Social de Puente Grande, donde ya cumple su sentencia.