La trayectoria debe pesar en la depuración policial: Nájera

El Fiscal General cree poder rescatar un 50% de los 4,415 policías que reprobaron el control de confianza. (2 de 2)
Fiscal de Jalisco habla de los disturbios del pasado 31 de octubre (Milenio Digital)

Guadalajara

Que los cuerpos de seguridad pública no hayan consumido drogas, no estén involucrados con el crimen organizado o hayan incurrido en algún otro delito considerado grave, para Luis Carlos Nájera Gutiérrez es un mérito para que estos elementos tengan derecho de ser reevaluadas y que inicien una nueva etapa en su carrera ante la depuración policial del estado. 

Hay mucha preocupación de la gente por lo que se está viviendo a partir de la crisis en Guerrero, que se cruza con la depuración policial. ¿Avanzamos o retrocedimos con la depuración policial?

Hay que recordar que se le ha dado algunas prórrogas legales. Este asunto debió haberse subsanado en el 2012, si mal no recuerdo, y posteriormente se hace una petición por parte de los ayuntamientos, de los propios estados y se nos traslada al 30 de octubre de 2014. Ese fue el plazo donde nosotros, como encargados de cuerpos de seguridad pública, teníamos que haber presentado a todo nuestro personal a unas pruebas de control de confianza. En Jalisco, ya el 98 por ciento del personal ya fue evaluado, el personal tiene derecho a una revaluación cuando no presenta problemas delicados o sensibles; cuando alguien reconoce que trabaja para un grupo del crimen organizado, cuando dice que ha consumido droga, cuando dice que ha cometido delitos graves, esas personas no tienen derecho a una revaluación. Cuando la gente sale mal en algún examen psicológico por alguna cuestión de nerviosismo, a esa gente que no presenta un reconocimiento tácito y que tiene una pequeña señal que pudiera ser indicio, se le hace una reevaluación y en esa etapa estamos aquí en Jalisco. Vamos a revaluar a un, digamos, del 100 por ciento de la gente que reprobó, a un 40 o 50 por ciento que es gente que puede ser rescatable.

Tú fuiste un crítico de estas pruebas de control y confianza. ¿Hay que hacerles algún ajuste?

Lo platicamos muchas veces, inclusive en alguna ocasión con Monte Alejandro Rubido, que hoy es el Comisionado Nacional, platicábamos que tendríamos que ser muy certeros. Hay muchos policías que a lo largo de su carrera han cometido algún error u omisión que no rayan en el delito, inclusive han recibido alguna dádiva por dejar ir a alguna persona por cometer alguna situación. Tendríamos que valorar si esa situación, con los exámenes de control y confianza, que sale positivo, es suficiente para separarlo o iniciar una nueva etapa dentro de su carrera haciéndole una advertencia, pero por eso hablaba de que la gente que comete un delito grave vinculado con el crimen organizado, esa gente tiene que salir. Hoy la política, hasta donde vemos nosotros, va en el sentido de que a la gente que ha tenido una buena trayectoria, pero que ha cometido un error que no raya en el delito, se le puede ayudar, pero la gente que ha cometido delitos graves, vinculados con el crimen organizado, esa gente tiene que salir.

Además hay policías que se ampararon, son policías que no tienen derecho a la segunda evaluación, pero no se les puede expulsar de la corporación porque están amparados…

Se les separa del quehacer público, esa gente no puede seguir apoyando, entonces esa gente tiene que hacer un servicio intramuros, por ejemplo, sin contacto con el público, que no tenga acceso a información clasificada o sensible. ¿Qué prefieres? ¿Tenerlos adentro sabiendo que son gente nociva o que se salgan? Yo les digo que mil veces mejor dificultarse un poco el tema, porque adentro tienen conexiones, amenazan a los propios compañeros que trabajan bien. Ya afuera les va a costar un poquito más de trabajo.

Para el caso de Hernán Guízar, en Zapopan. ¿Debió habérsele dado otra oportunidad o no?

Este asunto es, hasta donde yo sé, yo hablé personalmente con el centro evaluador, me dijeron que tendría que hacerse una petición al encargado del centro, que no depende de mí. No sé cuál haya sido la respuesta y cuando tú no tienes acceso a hacer o no las cosas es ocioso decir si se pudiera o no. Ahí entra la relación, yo conozco a Hernán Guízar como una persona de bien, como un jefe policial que ha hecho mucho bien al estado de Jalisco, pero si quien tiene la decisión no soy yo.

Quedamos lejos de la depuración policial, algunas voces dicen que se fracasó y que la mejor prueba son las policías de Iguala y de Cocula, en Guerrero.

Tenemos que estar conscientes de algo: el crimen organizado tiene un manejo muy amplio y lo hemos visto; cuando vamos a alguna ciudad la gente, por temor, no quiere denunciar, tenemos un esquema de patrullaje muy rudimentario porque son dos policías en una patrulla que les toca ir a la sierra y esta gente va en cinco o seis vehículos, van cinco o seis personas en cada vehículo, se junta un grupo mediano con buen armamento y nada pueden hacer estos dos elementos, son amenazados, son cooptados y por temor al perder el trabajo muchas veces no denuncian y esa es la lucha que debemos de tener. Digo, el que no quiera ser policía, que se salga, que busque otro empleo. En algún momento de nuestra carrera hemos recibido no una, muchas amenazas y ese es parte del esquema de esta delincuencia y depende de ti si te doblas o no te doblas, pero tienes que seguir haciendo tu trabajo.

¿Y le harías este llamado también a los alcaldes?

Este es un tema que hemos estado trabajando con el gobernador, él está muy ocupado en este tema. La propia Constitución nos señala que quienes son los responsables directos de los cuerpos de seguridad pública son los alcaldes y hay una responsabilidad administrativa, inclusive penal, si no se cumple con los lineamientos de la depuración policial. Entonces tenemos que separar del cargo a quien haya que hacerlo, pedir una evaluación de quien haya que pedirla y en eso estamos.

¿Cómo quedaron los números en Jalisco después de que entró el plazo este mes de que nadie que no haya pasado los exámenes debería salir?

Yo te puedo hablar de lo que es la Fiscalía, de la Fiscalía 496 elementos resultaron no aprobados, de estos 496 en este momento hay como un 40 por ciento que están siendo revaluados.

Y ¿cuántos sí pasaron?

Todos los demás, que serían aproximadamente 2 mil elementos de la policía, arriba del mil 600 elementos.