Fiscal de Tamaulipas: sí son los estadunidenses

Citan a declarar a 9 policías municipales por su presunta responsabilidad en la desaparición de los hermanos Érika, Álex y José Alvarado, así como del mexicano Guadalupe Castañeda.
Ismael Quintanilla, procurador tamaulipeco, en conferencia de prensa.
Ismael Quintanilla, procurador tamaulipeco, en conferencia de prensa. (Especial)

Tamaulipas

Los cuerpos de tres estadunidenses y un mexicano desaparecidos en Matamoros fueron reconocidos por sus padres, informó la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, la cual, sin embargo, esperará los resultados finales de las pruebas de ADN.

El titular de la dependencia, Ismael Quintanilla, dio a conocer también que como parte de la investigación llamaron a declarar a nueve elementos del grupo de seguridad Hércules de ese municipio, señalados como los presuntos responsables de la desaparición de los jóvenes.

En conferencia de prensa, acompañado por el secretario general de Gobierno, Herminio Garza Palacios, el fiscal explicó que Pedro Alvarado identificó a sus hijos Érika, Álex y José Ángel Alvarado Rivera por medio de tatuajes, la vestimenta y algunas señas particulares.

Mientras, Martha Hernández reconoció al otro cuerpo como el de su familiar José Guadalupe Castañeda Benítez, mexicano que acompañaba a los tres hermanos  estadunidenses y quien presuntamente era novio de Érika.

“Estamos en condiciones de decir, de acuerdo con lo que manifiestan los padres de los tres hermanos y la madre de crianza del cuarto joven, que los reconocen como las personas que denunciaron como desparecidas”, señaló.

Sin embargo, dijo que está por confirmarse la identidad con las muestras de ADN que fueron enviadas a Ciudad Victoria.

Con motivo del hallazgo, de las declaraciones de los padres y los testigos oculares “se está dando la instrucción al Ministerio Público para que continúen las investigaciones y se tenga que citar a quien se tenga que citar y se llame a declarar a quien corresponda para encontrar a los responsables y presentarlos ante las autoridades correspondientes”, añadió.

Sobre la presunta responsabilidad de policías de Matamoros, Quintanilla aseguró que irán hasta sus últimas consecuencias y contra quienes resulten responsables.

“Tenemos ya la relación de las personas que colaboran dentro de este grupo que se ha señalado y los citamos para que se presenten a declarar esta misma tarde (ayer)”.

Añadió que desde hace días pidieron un informe a la alcaldesa Leticia Salazar y fue hasta el segundo oficio que contestó que son nueve elementos, “aunque no quiere decir que solo este número declare”.

Incluso, planteó la posibilidad de llamar a declarar a Luis Alfredo Biasi, titular de Desarrollo Social en Matamoros, debido a que las dos camionetas en las que viajaban los jóvenes fueron encontradas por los padres en la agencia aduanal “Grupo Alpha”, propiedad del funcionario.

Por la mañana en Ciudad Victoria, el gobernador Egidio Torre Cantú, dijo estar a la espera de información de parte de los funcionarios estatales para que le ultimen detalles de los sucesos y que no descansarán hasta dar con los responsables.

Destacó que la investigación la encabeza la procuraduría estatal, pues fue precisamente en la delegación de Matamoros donde se puso la denuncia.

“Tenemos diversas líneas de investigación... voy a esperar los resultados de la reunión que están teniendo en Matamoros y conforme tengamos noticias se las vamos dando a conocer”, ofreció.

No hay brote violento

Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León, descartó un brote de violencia en el estado, pese al impacto que causó el ataque a balazos en Monterrey contra José Humberto Reyes, líder de la CNOP, y tres personas más.

“No podemos asociar este atentado con una escalada de violencia en la ciudad. Éste es un atentado dirigido hacia alguien, había un motivo, una situación particular en este caso que motivó que se llevara a cabo”, señaló.

El mandatario neoleonés destacó que debido a la estrategia anticrimen implementada en el estado, delitos como robo a casa-habitación, a negocio, homicidio y extorsiones van a la baja.