Fijan los indicios del crimen en El Azabache

Las autoridades ministeriales inspeccionaron el sitio ante la presunción de que algún empleado conocía a los atacantes del gimnasta y su amigo.
El dueño del bar y sus abogados estuvieron presentes.
El dueño del bar y sus abogados estuvieron presentes. (Jorge Martínez)

Guadalajara

Autoridades ministeriales y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses realizaron un cateo en el bar El Azabache, ubicado en la colonia Chapultepec Country, en donde la madrugada del sábado pasado fue asesinado el gimnasta Jaime Humberto Romero Morán y su amigo Rael Trejo Santos.

Una fuente cercana a la investigación señaló que las autoridades decidieron hacer la inspección en el establecimiento ante la presunción de que algún empleado conociera a uno de los atacantes de los dos jóvenes.

Las diligencias ministeriales iniciaron a las 11:00 horas y para ello fue necesario hacer el cierre de las calles Diagonal Manuel Cambre, Diagonal Nájera Herrera y Canarias, con la finalidad de que los investigadores pudieran realizar  su trabajo correctamente.

Los peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) realizaron marcas en donde quedaron los cuerpos de los jóvenes y nuevamente tomaron fotografías para recabar el mayor número de indicios posibles.

Se informó que cerca de donde ocurrió el asesinato se halló una ojiva de una bala calibre 9 milímetros, la cual se presume podría ser del arma usada en el doble homicidio.

El resultado concreto de la diligencia, la cual fue presenciada por el dueño del establecimiento, en compañía de sus abogados, no fue presentado, pues se informó que la investigación se mantiene abierta.

De acuerdo con los resultados de la autopsia y los exámenes balísticos se estima que la persona que disparó contra Romero Morán y Trejo Santos sería de una estatura menor a la de ellos, pues los tiros fueron hechos de abajo hacia arriba y a una distancia de tres metros.

Además, a MILENIO JALISCO le fue proporcionado un video de seguridad de un establecimiento cercano al sitio del doble homicidio, en donde se observa cómo una joven comienza a correr y después se oyen las detonaciones de arma de fuego.