Falsos cárteles crean violencia en el Edomex

Acepta que en la entidad operan bandas criminales y dice que en el sur los delincuentes enamoran a jóvenes para que cuiden a los secuestrados.
O El procurador mexiquense visitó la semana pasada las instalaciones de MILENIO  en el Distrito Federal.
El procurador mexiquense visitó la semana pasada las instalaciones de MILENIO en el Distrito Federal. (Martín Salas)

México

En el Estado de México hay presencia de grupos criminales como La Familiamichoacana, Guerreros Unidos y el Cártel de Jalisco Nueva Generación, pero los incidentes de violencia registrados en algunos municipios fueron cometidos por bandas que se hacen pasar por cárteles para tener el control del narcomenudeo.

Alejandro Jaime Gómez Sánchez, procurador mexiquense, dijo que lo anterior deriva del intercambio de información con el Cisen y la Procuraduría General de la República (PGR).

“Hemos corroborado en muchas ocasiones que se trata de bandas, de grupos delictivos que no pertenecen a ningún cártel y se hacen pasar como tal”, dijo en entrevista con MILENIO.

“Eso no excluye la presencia de grupos delictivos que han sido identificados a escala nacional, como La Familia  michoacana. Algunas personas dicen que son templarios. También (sabemos) de Guerreros Unidos o el Cártel de Jalisco Nueva Generación. Corroboramos estos datos con el Cisen, la PGR y con las procuradurías vecinas, que es con las que trabajamos”.

Gómez dijo que en el caso de Guerreros Unidos, este grupo opera también esa entidad, además de Morelos, Michoacán y otra entidad federativa.

El procurador del Estado de México mencionó que, de acuerdo con informes recientes, el actual líder de La Familia michoacana en la zona sur de la entidad es Johnny Hurtado Olascagua, El Pez.

Explicó que este sujeto asumió el liderazgo de dicho grupo tras la detención en julio pasado de José María Chávez Magaña, El Pony.

Su zona de operación es Tejupilco, Luvianos, Tlatlaya, Otzolotepec, Amatepec, Zacualpa, Zacazonapan y localidades que colindan con Guerrero.

Por lo que respeta al municipio de Ecatepec, donde también se han suscitado diversos incidentes, el funcionario señaló que lo ocurrido ahí tiene una lógica delictiva distinta.

“Es el municipio más poblado del país; ahí encontramos ciertas áreas de mucha pobreza y también ciertos lugares de insuficiencia de recursos, de servicios; se avanza en esa parte, y consecuentemente, tenemos mucha delincuencia que podríamos decir común, que no necesariamente es de un grupo delictivo, pero no deja de ser violenta.

“Además, tenemos presencia de grupos delictivos que hemos mencionado. ¿Cuál es el tema aquí? Que esos grupos están pelando por alinear a las narcotiendienditas o tiraderos de droga, que es lo que normalmente ocurre”, dijo el procurador mexiquense.

“Consecuentemente, también buscan alinear a las bandas que operan otro tipo de delitos, como robo de vehículos, asalto, robo, transeúnte o algún otro fenómeno delictivo.

Cuestionado sobre lo que sucede en el municipio de Cuautitlán Izcalli, dijo que ahí opera una organización criminal que es contraria a La Familia michoacana, misma que ha dejado mensajes para identificarse como célula del cártel del Golfo.

Sin embargo, señaló que esos delincuentes no pertenecen a esa banda, sino que se trata de una organización que pudo ser una escisión, pero actualmente no tienen una relación.

El procurador comentó que en el sur de la entidad adolescentes de escasos recursos, que viven en una situación precaria, se han convertido en blanco de miembros de La Familia, quienes las enamoran o hacen amistad y después son forzadas a ayudarlos para comerter delitos.

—¿Las obligan a participar en actividades ilícitas?

—Participar es algo relativo (...) Ellas no son quienes privan de la libertad, pero sí quienes preparan los alimentos para las personas secuestradas, porque están obligadas a hacerlo.

Caso Tlatlaya

Alejandro Encinas, senador del Partido de la Revolución Democrática, envió una carta al titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en la que demanda esclarecer la muerte de 22 personas ocurrida en julio pasado en Tlatlaya, Estado de México.

Al menos dos testigos de esos hechos señalan que dichas personas no murieron en un enfrentamiento con personal militar, sino que fueron asesinados por los soldados. Por ello, la Sedena se dijo en la mejor disposición para esclarecer los hechos.

El escrito de Encinas fue enviado el pasado día 19 de septiembre. El perredista dijo confiar en que Osorio Chong coincidirá en que la justicia por propia mano y las ejecuciones sumarias son inaceptables en un Estado democrático y soberano.