Expone México proyecto contra violencia en Catar

Roberto Campa Cifrán hizo hincapié en que las regiones con más violencia están vinculadas con las rutas de acceso de estupefacientes hacia Estados Unidos.

Doha

México ha expuesto en el Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal, que concluye hoy en Catar, su proyecto contra la espiral de violencia que sacude el país, con cifras que doblan la considerada como "frontera de la seguridad".

"Venimos aquí a exponer lo que estamos haciendo en México y también a aprender de otras prácticas, de otros modelos en el mundo para hacer más eficaz nuestro programa", dijo a Efe el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana, Roberto Campa Cifrán, que lidera la delegación mexicana en Catar.

El número anual de homicidios en el país supera desde 2009 los 20,000, lo que supone que por cada 100,000 mexicanos, mueren al año más de 20, mientras la Organización Mundial de la Salud sitúa en 10 asesinatos por cada 100,000 habitantes la frontera entre seguridad e inseguridad.

El proyecto desarrollado por la Subsecretaria mexicana de Prevención "trata de identificar oportunamente a los segmentos de la población vulnerable y acercarnos a ellos", explica Campa Cifrán.

Según él, "en la mayor parte de los casos" se trata de "jóvenes expulsados de su hogar, que viven fenómenos de violencia en el entorno familiar, que van a dejar la escuela, tienen problemas de adiciones o necesitan llevar dinero a sus familias".

Campa Cifrán expuso a Efe que el programa de prevención contra el crimen que lidera es transversal e involucra a otras secretarias de Estado, entre ellas la de Educación. "Una asignatura clave de los (jóvenes) que hoy tenemos en la cárcel, es que prácticamente ninguno acabó la preparatoria (secundaria)", explica.

Para solventar eso, continúa, se pretende vincular a los niños con el deporte, la música y otras actividades lúdicas desde edades tempranas.

Como ejemplo citó el coro contra la violencia de la ciudad de Morelia, capital de Michoacán, que está formado por 3,600 niños de ambos sexos.

"En 2014 cerramos el año con un poco más de 15,000 homicidios, una tercera parte menos de los que había a principio de la llegada de este Gobierno", dijo Campa Cifrán, que reconoció que sigue siendo una cifra muy alta y que aún queda mucho por hacer en materia de prevención.

El responsable mexicano también quiso destacar la relación entre violencia y drogas, aunque sin dejar de olvidar que el origen de esta tiene numerosas causas y está vinculado también a múltiples factores.

En este sentido, hizo hincapié en que las regiones con más violencia están vinculadas con las rutas de acceso de estupefacientes hacia Estados Unidos.

También resaltó que entre el 70% y el 80% de las mujeres privadas de su libertad en México, han sido condenadas por delitos vinculados con las drogas.