Éxito contra cárteles, con apoyo de la DEA

De acuerdo con funcionarios federales, el mayor vínculo de México con la agencia ocurrió en el sexenio de Felipe Calderón.
Información de la agencia estadunidense ha sido útil para las autoridades mexicanas.
Información de la agencia estadunidense ha sido útil para las autoridades mexicanas. (AP)

México

En los últimos ocho años, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) ha asegurado 25.7 billones de dólares al narcotráfico a escala mundial, y algunas de sus investigaciones permitieron que en México se concluyeran operativos exitosos contra cárteles del narcotráfico.

La agencia federal cuenta con 86 oficinas en 67 países y es única en su clase, porque su lucha contra las drogas no solo la realiza en su nación.

El personal que la conforma está capacitado para investigar, interrumpir y desmantelar las principales organizaciones que abastecen de droga no solo a su territorio, sino también a otras regiones del mundo.

En el presente año, la DEA recibió un presupuesto de 2.87 billones de dólares para continuar con sus trabajos para atacar a las agrupaciones criminales que operan en su país y en el exterior y que ponen en peligro a su población.

Desde 2010, la agencia es liderada por Michele M. Leonhart, quien se convirtió en la primera oficial de carrera femenina para dirigir una organización de este tipo.

El mayor vínculo de colaboración con la DEA, de acuerdo con funcionarios federales, se registró en el sexenio de Felipe Calderón, administración que decidió entregar a Estados Unidos a los principales capos del narcotráfico para que se les juzgara en ese territorio.

Asimismo, los estadunidenses nutrieron de información a la Policía Federal, Ejército y Marina, al igual que a la Procuraduría General de la República, para localizar a delincuentes de primer nivel.

Con información de la DEA se pudo afectar las operaciones de los cárteles del Golfo, Sinaloa, Juárez, La familia, Tijuana y los Beltrán Leyva, entre otros.

A partir de la información que obtuvo la agencia, a través de informantes o agentes infiltrados, proporcionó datos a su gobierno para fincar cargos contra capos, como el extinto Heriberto Lazcano Lazcano El Lazca;  Ismael, El Mayo Zambada; Joaquín, El Chapo Guzmán; el extinto Nazario Moreno González, El Chayo y Jesús, El Chango Méndez, por mencionar algunos.

Hasta marzo del presente año, la DEA contaba con 222 oficinas organizadas en 21 divisiones en todo Estados Unidos y trabaja en colaboración con socios estatales y locales.

Su plantilla de trabajadores es de más de 9 mil 300 personas, entre ellas más de 4 mil 700 agentes especiales, casi 600 en la división de investigadores y más de 800 detectives especializados en investigación de inteligencia. También cuenta con cerca de 300 químicos.

Operaciones

Algunas de las operaciones que arrojaron buenos resultados el sexenio pasado fueron las investigaciones que llamaron Reckoning, Xcellerator y Coronado.

Reckoning se concretó en septiembre y diciembre de 2008, cuando se dio a conocer la captura de 507 personas, 175 personas relacionadas con el cártel del Golfo, acciones que se extendieron a Italia.

A partir de esta pesquisa, se acusó y solicitó órdenes de aprehensión a la Corte de Distrito de Columbia contra el hoy extinto Ezequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, Heriberto Lazcano y Jorge Eduardo Costilla Sánchez, El Coss, a quienes identificó como los líderes de la mencionada organización criminal.

Asimismo, incautó 60.1 millones dólares y 16 mil 711 kilogramos de cocaína, 19 kilos de heroína, 51.258 libras de mariguana, 176 vehículos y 167 armas.

Los operativos

La operación Xcellerator permitió arrestar en 2009 a más de 750 personas y decomisar 23 toneladas de droga; las acciones estaban enfocadas contra el cártel de Sinaloa que controlaban la red de distribución de drogas en California, Minnesota, Maryland, Arizona, Massachusetts, Pensilvania, Ohio y Texas.

Estados Unidos dio a conocer las acciones que emprendió contra La familia, bajo el operativo denominado Proyecto Coronado, el cual se realizó en 19 estados de la Unión Americana.