Etarras llevaban al menos 6 años en Puerto Vallarta

Vecinos de Juan Jesús Narváez Goñi, alias 'Pajas', e Itzíar Alberdi Uranga, alias 'María', detenidos el domingo, afirmaron que eran personas "muy educadas" y que "no se metían en problemas.

México

Los dos etarras detenidos el domingo llevaban al menos seis años viviendo en Puerto Vallarta, Jalisco, donde fueron capturados, "no se metían en problemas" y residían junto con sus dos hijos, según vecinos del lugar.

Juan Jesús Narváez Goñi, alias "Pajas", e Itzíar Alberdi Uranga, alias "María", eran perseguidos desde hace 22 años, hasta que fueron detenidos en Puerto Vallarta en una operación conjunta de las autoridades españolas y mexicanas.

Narváez y Alberdi formaron parte del "comando de liberados Ekaitz", que cometió 18 asesinatos en un año, por lo que están considerados como los miembros de ETA reclamados por la justicia con mayor número de delitos.

Una de las vecinas de lugar donde vivía la pareja dijo en entrevista telefónica que eran personas "muy educadas", "gente normal" que "no se metían en problemas con nadie".

"Ahorita me voy enterando que los agarraron", dijo la vecina, que prefirió mantener en reserva su identidad. Residían en la colonia La Moderna, de Puerto Vallarta, al este de la zona hotelera de ese centro turístico del estado occidental de Jalisco.

Aunque la vecina señaló que llevaban "cuatro o cinco años" viviendo en ese barrio, otros residentes del lugar que llevan más tiempo allí dijeron que los etarras vivían en esa zona desde hace seis u ocho años, en los orígenes de la colonia La Moderna.

En Puerto Vallarta, Narváez y Alberdi vivían con sus dos hijos, a quienes desde la detención de la pareja, en la madrugada del domingo, no se les ha visto en el lugar y se cree que fueron trasladados también a España.

La vecina dijo que creía que la etarra era "maestra de yoga, o algo así", pero agregó que desconocía a qué se dedicaba su marido.

También desconocía el nombre que usaban.

Según las autoridades mexicanas, Narváez y Uranga se encontraban en México "con identificaciones falsas", por lo que su residencia en el país era ilegal.

Según informaron desde Madrid fuentes de la lucha antiterrorista, entre los crímenes de los que se acusa a Nárvaez Goñi y Alberdi Uranga figura el asesinato en 1992, en Valencia, del catedrático Manuel Broseta, de un tiro en la cabeza.