Escondían narcolaboratorio en una granja de cerdos

Está a medio kilómetro del Aeropuerto del Bajío. Elementos del Ejército Nacional aseguraron la granja.
El Ejército aseguró la granja que escondía al narcolaboratorio.
El Ejército aseguró la granja que escondía al narcolaboratorio. (Mauricio Contreras)

León, Gto.

Por afuera parecía una granja abandonada en donde alguna vez se criaron cientos de puercos o reses, el inmueble estaba diseñado para eso, sin embargo por dentro en realidad había un narcolaboratorio bien diseñado.

El lugar se llamaba Comunidad Cerro del Diablo y esta a medio kilómetro del Aeropuerto Internacional del Bajío y de la carretera Federal 45.  

Decenas de barriles de un color y otro, ollas enormes, contenedores, garrafones, tanques de gas, costales con químicos y diversos utensilios estaban dentro de la granja. Todo eso era para producir la tan cotizada droga conocida como cristal.

Fuentes militares aseguran que un kilo de dicha droga podría costar arriba de los 200 mil pesos.

Nadie que pasara por la comunidad Cerro del Diablo desde el exterior podría sospechar que dentro de dicha granja había actividades ilícitas día y noche.

Fue un mal manejo de los químicos o gases, una fuerte explosión y un incendio lo que “desnudó” el narcolaboratorio más grande asegurado en México, según el jefe de policía de Silao.

Quienes operaban la narcococina huyeron luego de la explosión, no se sabe si alguno resultó herido.

Una vez que autoridades aseguraron el lugar podían verse los daños que causó la explosión.

Parecía que los desechos químicos que dejaba la producción de droga eran enterrados pues militares hallaron varias pequeñas excavaciones y había desechos químicos.

En Guanajuato se han asegurado varios narcolaboratorios en zonas rurales, los delincuentes cada vez buscan lugares más lejanos a la mancha urbana para evitar ser descubiertos de manera rápida.

Los olores a químico y movimiento que necesitan realizar los narcococineros, en la ciudad los pondrían en evidencia de manera rápida.