Escolta de dueño de Ferrari murió por causas naturales: PGJEM

Los resultados de las pruebas de patología realizadas al cadáver de Sergio González Ibarra determinaron que falleció por un infarto agudo al miocardio y no porque lo hayan asesinado.
En la hoja se lee una descripción de cómo el dueño del Ferrari presuntamente dio la orden de agredir al conductor:
En la hoja se lee una descripción de cómo el dueño del Ferrari presuntamente dio la orden de agredir al conductor: (lopezdoriga.com)

Ciudad de México

Sergio González Ibarra, escolta del dueño de un Ferrari y quien golpeó a un conductor en Tlalpan, murió por causas naturales y no porque lo hayan asesinado, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, con base en los resultados de las pruebas de patología.

"Una vez obtenidos estos resultados se puede concluir que el fallecimiento de esta persona se originó por causas naturales, y se descarta haya sido provocado por alguna persona", indicó en un comunicado.

El 11 de marzo, González Ibarra golpeó al conductor de una camioneta, hecho que fue grabado por otro automovilista. El jueves pasado el escolta fue hallado muerto en un hotel del municipio de Atizapán. Las investigaciones indican que falleció por un infarto.

Entre la ropa del escolta las autoridades encontraron una carta, en la que acusa al dueño del Ferrari de haber ordenado golpear al automovilista; sin embargo, éste ha declarado a medios que no dio la orden para agredir a nadie.

La Procuraduría explicó que la prueba de grafoscopía realizada a la carta de dos hojas, encontrada entre la ropa del escolta, resultó positivo con la hoja de registro del hotel, la cual fue llenada al momento del ingreso, "con lo que se puede establecer que la persona que llenó la hoja de registro también escribió el texto referido".

La dependencia estatal informó que con las pruebas fue posible determinar que "la causa del fallecimiento fue un infarto agudo al miocardio, que es provocado por la interrupción del riego sanguíneo hacia el corazón", el cual pesó 820 gramos, casi el triple del promedio en un hombre adulto, que es de 300 gramos.

Explicó que el infarto agudo al miocardio puede ser provocado por estrés, obesidad, hipertensión y sedentarismo, entre otras circunstancias.

También se concluyó que el escolta tenía una úlcera hemorrágica gástrica, "lesión en la zona de la mucosa del estómago, la cual daña las capas profundas de la pared estomacal", la cual puede ser consecuencia de estrés, consumo de alcohol, aumento de la secreción de ácido clorhídrico o pepsina, mala alimentación y tabaquismo.

Reiteró que resultaron negativas las pruebas de toxicología, alcoholemia y doping realizadas al cadáver y que la posición en la que fue encontrado el cuerpo "corresponde a la última y final al momento del fallecimiento".

Indicó que en la inspección realizada en el cuarto de hotel y en el cuerpo no se encontraron huellas de lucha, de defensa o forcejeo. Además, el video de la cámara de seguridad del hotel y los testimonios de los empleados "permitieron establecer que esta persona ingresó sola al inmueble, y nadie entró a la habitación que ocupó, después de su llegada", según el comunicado.