Erróneo, no atacar las finanzas: Montenegro

Para acabar con un cártel hay que ir contra actividades como el 'lavado' de dinero, asegura el experto 'antinarco' colombiano.
El túnel por donde se evadió el capo mide aproximadamente kilometro y medio.
El túnel por donde se evadió el capo mide aproximadamente kilometro y medio. (Yuri Cortez/AFP)

México

La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán no solo fue un caso de corrupción, sino una serie de yerros por no atacar su poderío económico, como ocurrió en Colombia cuando Pablo Escobar escapó de prisión, y por dejar la estrategia de seguridad en manos del poder político (Gobernación) y no de expertos, afirmó el general colombiano en retiro Luis Enrique Montenegro, uno de los artífices en el desmantelamiento de los cárteles de Cali y de Medellín.

El ex director de la Policía Judicial de la Policía Nacional de Colombia, dijo que si no se atacan las finanzas del crimen organizado y no se aplica con efectividad la extinción de dominio para arrebatarles cuentas y bienes, capos como El Chapo "seguirán muriéndose de risa, porque un narco con plata opera desde la prisión y la convierte en su oficina".

Vía telefónica desde Bogotá, opinó que en caso de que México logre reaprehender al líder del cártel de Sinaloa, deberá extraditarlo a Estados Unidos que lo reclama para juzgarlo y sentenciarlo. "No veo otro camino que la extradición, es una medida muy buena, allá no le serviría su poder corruptor", puntualizó.

Dijo que un factor que facilitó la huida del líder del cártel de Sinaloa fue el debilitamiento del sistema penitenciario federal que siguió a la desaparición de la Secretaría de Seguridad Pública federal para transformarla en los hechos en una subsecretaría con la Comisión Nacional de Seguridad.

Montenegro, quien en la Policía Nacional de Colombia fue jefe del general Óscar Naranjo, uno de los principales asesores en materia de seguridad al inicio del presente sexenio, comentó que otro error fue que la Secretaría de Gobernación haya "absorbido" la estrategia de seguridad.

Señaló que ésta no puede depender del poder político, sino que tiene que volver a ser autónoma, con gente experta, como sucedió con la desaparecida SSP federal, de la cual fue asesor y consultor durante cuatro años en la gestión de Felipe Calderón.

Precisó que no tiene una "receta" para recapturar a Guzmán, pero recomendó la creación de un bloque especial de búsqueda, como hizo Colombia cuando logró ubicar y "dar de baja" (matar) a Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín, un año después de que escapó de la cárcel.

Además, se debe fortalecer la inteligencia táctica y humana, en este caso mediante la infiltración de mujeres en el crimen organizado para conocer sus movimientos, que fue algo que aplicó su gobierno para desmantelar a los cárteles de Cali y Medellín.

—¿Cómo vio Colombia la fuga de El Chapo Guzmán?

—Fue una frustración, por eso la importancia de aplicar la extinción de dominio y atacar las infraestructuras económicas del crimen organizado, del cártel de Sinaloa y de todos. Porque un preso de esta calaña que tenga dinero y esté en la cárcel, pues corrompe y vean lo que ocurrió, eso nos pasó con Pablo Escobar. El crimen organizado ha infiltrado la vigilancia carcelaria, ya pasó aquí también con la fuga de Pablo Escobar.

Contra el cártel de Medellín ayudó mucho el equipo de trabajo entre organismos del Estado: policía, militares, fiscalía, y lo más importante el apoyo de la ciudadanía.

Pero si queremos acabar con un cártel hay que golpear las finanzas ilícitas, el lavado de dinero, si no se logra eso los tipos en las cárceles como con Pablo Escobar, aún cuando se entregó, cuando estaban en la cárcel que se llamó La Catedral, con plata, dólares, manejó no digo que el país, pero manejó la cárcel a su antojo. Esta es la parte importante de golpear las finanzas.

—¿Se relajó la estrategia de seguridad en México, no solo en torno a El Chapo?

—Veo corrupción y debilidades institucionales en la política de seguridad. Hay una serie de buenas prácticas y tácticas que aplicamos en Colombia, que aplicó la policía cuando se voló (escapó) Pablo Escobar.

Hay que revisar la política de seguridad pública, las debilidades y fortalezas. A mí me causó dolor de patria que la Secretaría de Seguridad Pública que dependía del presidente de la República, y que hizo un trabajo reconocido por México a escala internacional frente al crimen organizado, pasó a depender de Gobernación como una subsecretaria, como un organismo ya de última instancia, subestimando el trabajo que hicieron anteriormente.

Eso da a entender a la población mexicana que al gobierno actual no le interesa la seguridad. Entonces, la primera recomendación es que nuevamente la Secretaría de Seguridad Pública vuelva donde estaba, dependiendo directamente del Presidente de México, y de ahí que dependa el sistema penitenciario, las cárceles.

—¿No debe ser Gobernación la que encabeza la seguridad?

—El poder político no. Cómo es posible que el secretario de Gobernación pueda atender el caso de la fuga de El Chapo, cuando él tiene que manejar las relaciones de los poderes públicos de México, y encima tiene el problema de seguridad, no cabe esa situación, es un error, la estrategia falló y se relajó.

Comparado con Colombia, hay que establecer la inteligencia técnica y la inteligencia humana; infiltramos con mujeres policías al crimen organizado. Sabíamos ya cada movimiento de cada delincuente de los cárteles de Cali y de Medellín, además de la inteligencia técnica.

—Ustedes implantaron un bloque orientado a la recaptura de Escobar.

—Hay que lanzar una ofensiva, crear bloques de búsqueda exclusivamente que pueden ser encabezados por la Policía Federal, por la Gendarmería; cuando uno mete a todas las policías de México a controlar el narcotráfico hay corrupción, entonces en Colombia solamente se dedicó un bloque de búsqueda que estaba en Medellín persiguiendo a Escobar.