Envían al Cabañas a menor que acusó a sus padres de tenerla encadenada

Los vecinos señalaron que la menor agredía a sus padres.

Guadalajara

La familia de Lulú, la menor de 14 años de edad que acusó a sus padres de tenerla encadenada, vive en condiciones precarias lo que no ha permitido que la adolescente reciba atención médica ante una supuesta incapacidad mental que la lleva a mentir con frecuencia, según contaron los vecinos de la colonia Villas Guadalupe, en Zapopan.

De acuerdo con lo informado por las autoridades de la Fiscalía General del Estado, la menor fue enviada al albergue Cabañas, en donde permanece mientras se define la situación jurídica de sus padres.

Conocidos de la familia señalaron que Lulú tiene una conducta imprevisible, incluso, habría agredido a su madre para poder salir a la calle y deambular por la zona, en donde ya fue golpeada una vez por unas chicas de la misma edad.

“La niña como que tiene arranques medio violentos, grita de la nada, llora de la nada y yo le dije a doña Elena [madre de la menor] ‘no le estoy echando la mala, pero esta niña le va a traer problemas’”, contó una mujer que vive en la calle San Pablo.

Según lo narrado por los vecinos, la pareja integrada por María Elena Benítez Villalpando y Daniel Cortés Villalpando, no tenía encadenada a la menor como ésta le dijo a la policía y tampoco la violentaban, sino que al no saber qué tipo de enfermedad tiene no sabían cómo tratarla.

El sustento de la familia está basado en los ingresos que tiene la mujer, pues vende ropa usada en un tianguis cada domingo, mientras que el marido se dedica a lavar coches y limpiabrisas en el Periférico.