Entra la Policía Federal a resguardar Petaquillas

Pactan también acelerar el proceso de depuración de agentes, mantener la interlocución con el Frente Unido para la Seguridad y trabajar de manera coordinada en varias comunidades.
Dos civiles armados en una de las entradas al auditorio de la iglesia donde se celebró el encuentro.
Dos civiles armados en una de las entradas al auditorio de la iglesia donde se celebró el encuentro. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Autoridades estatales, pobladores de Petaquillas y representantes del Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (Fusdeg) firmaron un acuerdo horas antes de que venciera el ultimátum para sacar de la comunidad a la policía comunitaria.

Entre los puntos del pacto está la llegada de la Policía Federal para resguardar el acceso principal de ese poblado.

El primer punto del pacto, que fue firmado por el secretario general de Gobierno estatal, David Cienfuegos, establece que se mantendrá la interlocución con el Fusdeg, como una organización legitimada por los pueblos en que tiene presencia.

Reunidos en el auditorio de la iglesia central, acordaron como segundo punto trabajar de manera coordinada con esa organización en acciones que garanticen la seguridad en su zona de influencia. Para el caso Petaquillas, se indicó que la coordinación debe ser inmediata “ante las amenazas de los grupos delincuenciales del circuito Río Azul”.

Como tercer punto se ofreció acelerar el proceso de depuración de las corporaciones policiacas legalmente reconocidas, además de que se concertará una reunión con el gobernador Rogelio Ortega Martínez para exponer los problemas de la localidad.

El cuarto es que desde la noche del jueves y la madrugada del viernes personal de la Policía Federal y del estado llegará a Petaquillas para resguardar su principal acceso, con el fin de inhibir la incursión de personas armadas.

Sin embargo, se informó que todos los grupos de la policía comunitaria que el Fusdeg tiene en el corredor que va hacia Maza-
tlán, Ocotito, Mohoneras, Cajeles, Tierra Colorada y Xaltianguis se mantienen a la expectativa.

El lunes pasado, cientos de opositores a la policía comunitaria en Petaquillas, encabezados por el alcalde de Mochitlán, Severo Espíritu, marcharon en Chilpancingo para exigir la salida de esos civiles armados, para lo cual dieron un plazo de cinco días.

Por eso, ayer la población de Petaquillas se mantenía en estado de alerta. El campanario de la iglesia de la localidad se activaba cada que se advertía la llegada de grupos en vehículos provenientes del circuito Río Azul, donde se ubican los municipios habitados por inconformes contra policías comunitarios.

Incluso, el comisario Arquímedes Vargas Encarnación daba indicaciones a través de un altavoz, según las cuales ante cualquier incursión masiva de gente proveniente de la zona de cañadas, por lo menos 3 mil personas debían reunirse en la avenida principal.

Belester Herrera Rojas, ex comisario, afirmó que la alerta estaba plenamente justificada, ante dos avisos de parte de gente que no está de acuerdo con la instalación de retenes de la policía comunitaria dejaron un mensaje claro.

Incluso la alerta se elevó, luego de que al menos siete vehículos, entre camionetas del servicio público y particulares, cruzaron la localidad rumbo a Chilpancingo. En éstas presuntamente viajaban jóvenes con rifles y armas cortas, pero no hubo enfrentamientos.