Endurecerán la lucha contra el tráfico de tabaco

Uno de cada diez cigarros que se consumen proviene del contrabando ilegal, señalan.
Los operativos serán reforzados.
Los operativos serán reforzados. (Cuartoscuro/Archivo)

México

La Secretaría de Salud y la Organización Mundial de la Salud acordaron incrementar las medidas para combatir la adicción al tabaco y fortalecer el decomiso de cigarros ilícitos, producidos e introducidos por integrantes del crimen organizado para desestabilizar la gobernabilidad y economía de un país.

“El comercio de tabaco ilícito pertenece a la corrupción mediante el patrocinio de los criminales y financiamiento de grupos organizados, con lo cual se ataca la adecuada gobernanza”, dijo Maureen Birmingham, representante de la OPS/OMS en México.

“Se estima que uno de cada 10 cigarrillos consumidos en el mundo procede del comercio ilícito”, por ello el Día Mundial sin Tabaco tiene como lema “El comercio ilícito de productos de tabaco nos acerca a la corrupción y también a la muerte. Alto total a ello”.

En las instalaciones del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), Birmingham explicó que el comercio ilícito atenta contra los programas sanitarios de cada nación para disminuir la adicción y aumenta los costos catastróficos; asimismo, disminuye los recursos obtenidos vía impuestos que pueden ser usados por los gobiernos para fortalecer el sistema sanitario. Sumado a ello a que se está llegando a jóvenes contribuyendo al empobrecimiento.

Dijo que, pesar de las estrategias mundiales, se estima que de 6 millones de muertos, de los cuales, 600 mil fallecen por estar expuestos al humo ajeno, en un breve lapso se podrá pasar a 8 millones de decesos a escala mundial. Sobre todo, de gente joven y productiva se incrementarán los nacimientos con bajo peso y defectos congénitos. Habrá más muertos, enfermos y gente pobre, subrayó.

En México, el director general de la Comisión Nacional contra las Adicciones, Manuel Mondragón y Kalb, anunció que la dependencia trabajará de manera más activa con la PGR, con la Secretaría de la Defensa Nacional y con autoridades aduanales para incrementar la vigilancia e impedir la introducción de tabaco ilegal que está llegando a los jóvenes.

Incluso, dijo, se contará con 100 mil líneas de atención del Conadic dirigidas a la atención de la población que desea dejar la adicción, canalizándolas a centros de atención, así como para recibir denuncias ciudadanas anónimas.

“Este es un problema que ha crecido en el mundo entero, no solo en México: de 2013 a 2015 la Cofepris ha efectuado, en diversos estados de la República, 66 operativos para la vigilancia del tabaco y asegurado más de 206 millones de unidades de cigarros ilegales”, señaló a su vez la secretaria de Salud, Mercedes Juan.

Para Abelardo Meneses, director general del Incan, el comercio ilícito es ocasionado por “la industria tabacalera y los grupos delictivos organizados, los cuales se benefician de este  tipo de corrupción”.

El tabaco, aclaró, es letal en cualquiera presentación, “amenaza la salud pública”, pero lo que no se debe permitir es que las naciones se vean infiltradas por el crimen organizado.

“En nuestro país ocasiona más de 60 mil muertes al año, impacta negativamente la economía familiar e implica pérdidas en la productividad laboral, mortalidad prematura y elevados costos para el sector salud”, dijo.

Refirió que las principales causas de mortalidad son cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, eventos cerebrovasculares e infartos al miocardio. Cada año se suman a la lista 16 mil enfermos con diversos padecimientos relacionados.

Si bien en estas cuatro enfermedades, abundó, el sector salud invierte hasta 43 mil millones de pesos, otro tipo de neoplasias, como el cáncer de lengua, cabeza, cuello y vejiga elevan ese gasto a 61 mil millones de pesos anuales.

En México existen alrededor de 17.5 millones de fumadores; sin embargo, se dará a conocer en breve una encuesta nacional para dimensionar la problemáticas, tomar mejores decisiones de política pública contra dicha adicción legal y fortalecer la Ley General de Protección a los no Fumadores en municipios y estados donde aún no se aplica.

En tanto, María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría, explicó que estudios científicos comprueban que el tabaquismo afecta el desarrollo del cerebro de jóvenes consumidores, además de que se asocia con casos de depresión y esquizofrenia.

Hasta ahora no se ha avanzado con la vacuna contra la adicción a la nicotina, pero se tiene, dijo, gran expectativa hacia la vacuna contra la heroína, cuyos estudios en animales de laboratorio comprobó eficacia, seguridad y que reduce esa obsesión química a seguir consumiendo.