Encuentran 2 cuerpos con signos de violencia

En un rancho de Ixtlahuacán de los Membrillos se halló a un hombre sin vida y con un disparo.

Guadalajara

Dos hombres, cuyas identidades no han sido precisadas por las autoridades, fueron encontrados sin vida en diferentes hechos que se registraron ayer en los municipios de Zapopan e Ixtlahuacán de los Membrillos.

El primer caso ocurrió en un barranco que se localiza por la carretera a Saltillo, pues policías de Zapopan encontraron el cadáver de un hombre que fue asesinado; tenía las manos atadas, la cabeza encintada y aparentaba poco tiempo de evolución cadavérica.

La víctima tenía la cabeza vendada con cinta adhesiva gris y una bolsa de plástico recubriéndola, por lo cual no era posible apreciar con precisión su edad pero, según estimaciones de los investigadores, podría tener entre 35 y 40 años.

El hallazgo del hombre asesinado ocurrió aproximadamente a las 10:00 horas de este sábado, en un barranco a la altura del kilómetro 16 de la pista, donde yacía, amarrado de las manos por detrás con mecate de tipo rafia color naranja.

La víctima vestía un pantalón de mezclilla azul a la altura de los muslos y se podía apreciar su ropa interior: una trusa color azul. Llevaba el torso desnudo, donde se le veían varios moretones cuando los bomberos  descubrieron la cobija que lo tapaba parcialmente.

El cadáver quedó apoyado sobre un colchón viejo, a unos cinco metros por debajo de la carpeta de pavimento, donde los rescatistas de Protección Civil y Bomberos del municipio tardaron aproximadamente una hora y media en sustraerlo del lugar.

Chorreaba sangre todavía cuando los bomberos entregaron el cadáver a los camilleros del Servicio Médico Forense, por lo cual los investigadores presuponían que podía haber sido asesinado tan sólo unas cuantas horas atrás. Estaba pendiente el resultado de la necropsia por parte de los especialistas forenses para determinar la naturaleza de las heridas que ocasionaron la muerte al sujeto.

En el segundo caso, un hombre que asesinado a balazos fue localizado en un rancho del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, aunque se desconoce su identidad.

Fue minutos antes del mediodía cuando policías municipales corroboraron el hallazgo de la víctima en las inmediaciones del rancho conocido como el Cora, sobre una brecha cercana al poblado de Santa Rosa.

Después de dar aviso a los agentes ministeriales, estos solicitaron a peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses fotografiar la zona para fijar las evidencias del crimen y llevaron el cuerpo del hombre de entre 35 y 40 años al anfiteatro metropolitano en Tlaquepaque, a fin de proseguir las indagatorias.

Llevaba puesta una playera tipo polo color blanca con rayas a colores y, sobre ella, una sudadera negra; además, un pantalón de mezclilla y botas vaqueras en color claro.

Al menos un impacto de proyectil de arma de fuego se observaba a simple vista en el cadáver, aunque sería el médico legista del Servicio Médico Forense quien determinaría mediante la necropsia cuál fue la causa exacta de la muerte de la víctima.