En Michoacán, encarcelan a policías por matar a menores

La Procuraduría estatal informó que las investigaciones acreditaron que los cinco agentes "incurrieron en excesos al disparar contra un vehículo" y causar la muerte de tres adolescentes.

México

Cinco policías municipales de Hidalgo, Michoacán, fueron ingresados al Centro de Reinserción Social de Maravatío acusados de matar a balazos a dos menores y un joven de 18 años la madrugada del 21 de septiembre.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó en un comunicado que la investigación de la Procuraduría estatal acreditó que los oficiales "incurrieron en excesos al disparar contra un vehículo" luego de que los pasajeros presuntamente detonaron un arma de fuego contra los uniformados.

Los disparos de los policías mataron a tres personas, dos de ellas menores, mientras otro menor resultó ileso.

Los policías fueron consignados este lunes ante un juez penal de Distrito Judicial del municipio de Hidalgo a los cinco agentes, quien resolverá su situación jurídica.

La Agencia del Ministerio de este Distrito Judicial ejercitó acción penal en contra de cinco agentes: dos por homicidio calificado y tres por homicidio calificado en grado de participación. Ambos delitos pueden acarrear una pena de entre 20 y 40 años de prisión.

Además, fueron consignados por el delito de homicidio en grado de tentativa contra un menor, así como por el ilícito de abuso de autoridad.

La noche del domingo decenas de vecinos realizaron una marcha de protesta hacia las instalaciones del Ministerio Público, donde cometieron actos vandálicos.

Los incidentes continuaron la tarde del lunes cuando los féretros de los tres adolescentes fueron trasladados hasta el palacio municipal.

Las personas que acompañaban los cuerpos de los adolescentes fallecidos lanzaron objetos contra el palacio, rompieron vidrios y sacaron muebles para destrozarlos, al igual que un vehículo municipal al que prendieron fuego. También levantaron barricadas y se enfrentaron con la policía antimotines.

"Nos parece muy lamentable que hayan disparado. Es un exceso", dijo el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Michoacán, José María Cázares Solórzano.

Las policías municipales está bajo las órdenes del alcalde y el defensor del pueblo estatal insistió en que existe un protocolo a seguir en este tipo de eventos.

Los familiares de uno de los adolescentes muertos, Ricardo Avilés Cuevas, dijeron en un comunicado que no tenían vínculo alguno con los actos de vandalismo y solicitaron justicia a las autoridades.

"Exhortamos a la ciudadanía a la cordura y agradecemos todas las manifestaciones de cariño y apoyo en estos momentos tan dolorosos para nosotros", escribieron.

Por su parte, el alcalde de Hidalgo, Salvador Peña Ramírez, afirmó en otro comunicado que las autoridades municipales han brindado todo el respaldo y apoyo a los familiares de los jóvenes fallecidos con el fin de que se ejerzan las acciones penales y se determine la responsabilidad de los elementos del orden público.

"Seguimos siendo responsables de la seguridad del municipio", dijo.

En reacción a los actos vandálicos, la Procuraduría informó en un comunicado que la Subprocuraduría Regional de Justicia inició la averiguación previa por el delito de daño a las cosas, por lo que personal de Servicios Periciales lleva a cabo diligencias en el lugar.

Agregó que se dio conocimiento de lesiones contra elementos de la Policía Municipal, agredidos durante los actos.