Empresarios resienten ola de delincuencia

"Los intentos de linchamiento, como el de Chimalpa, son una respuesta al hartazgo por los robos, asaltos y secuestros", afirma.
El ex vicepresidente de Promoción e Innovación de la CONCAEM.
El ex vicepresidente de Promoción e Innovación de la CONCAEM. (Archivo)

Toluca

Mario Abedrop Almada, ex vicepresidente Promoción e Innovación del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), señaló que pese a las acciones del gobierno estatal aún continúan los intentos de linchamiento y la ola de violencia en algunos puntos de la entidad.

"En las últimas semanas se ha desatado la violencia en el Valle de México y en el Oriente de la entidad, desde Tlalnepantla a Ixtapalapa y lo que pasó hace unos días en Naucalpan, además de los hechos en Cuautitlán Izcalli hasta Los Reyes, donde se han presentado acciones de todo tipo desde intentos de linchamiento hasta muertes violentas".

Aunque nadie tiene derecho a hacer justicia por su propia mano -indicó- los intentos de linchamiento, tal y como pasó en Chimalpa, son una respuesta al hartazgo por los robos, asaltos, secuestros y extorsiones que aquejan a la población todos los días. Pese a la presencia de la Policía Federal y estatal en algunos puntos del territorio mexiquense -agregó- la gente está desesperada porque no se siente segura y porque las autoridades no han puesto un alto a los delitos de alto impacto.

"Muchas veces es la población quien detiene y encierra a los delincuentes hasta el arribo de las autoridades, quienes una vez que llegan solo los aprehenden unos días y posteriormente los dejan salir, la gente está cansada de la impunidad".

Afirmó que en estos momentos el discurso político es que "no pasa nada y todo está bien" en la entidad, a la fecha -insistió- hay focos rojos en algunos municipios y aunque las autoridades han puesto manos a la obra todavía tienen mucho que hacer.

Finalmente Abedrop Almada expresó que también es alarmante el número de muertes violentas que se dan todos los días en la zona Oriente, ya sea por parte de grupos de crimen organizado en su lucha por el territorio o por ajuste de cuentas entre particulares.

"Son cifras alarmantes y hay focos rojos pero la autoridad no los está entendiendo, hay una batalla importante entre los grupos delictivos y los homicidios se han agudizado desde la entrada de las fuerzas armadas en el estado vecino de Michoacán".