Empresarios persisten en sistemas de seguridad

El presidente de Canirac Laguna, comentó que aunque se reconoce que se ha disminuido los delitos del fuero común, buscan sistemas que se adecuarían a una opción de auxilio.
Este día se cerrarán los restaurantes en protesta.
Los empresarios restauranteros persisten en la idea de financiar sistemas de seguridad para prevenir robos. (Milenio)

Torreón, Coahuila

Antonio Márquez González, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac Laguna), comentó que a pesar de que reconocen que se han disminuido los delitos del fuero común y federal en Torreón, los empresarios restauranteros persisten en la idea de financiar sistemas de seguridad para prevenir robos.

Indicó que están viendo los sistemas con proveedores de bajo costo y que todos los integrantes están interesados en un sistema de prevención.

"Vamos a ver otra opción de auxilio, no podemos esperar a que pase otra cosa, para organizarnos. Vamos a ver a proveedores que brinden más bajo costo", expresó Márquez González.

Márquez González anunció la apertura de tres nuevos restaurantes en el mes de septiembre.

Dijo que se ha visto la vigilancia policiaca en los sectores más concurridos y no se han registrado más incidentes.

Anunció la apertura de tres nuevos restaurantes en el mes de septiembre, uno en el centro de la ciudad, uno de el bulevar Independencia y otro en las plazas Senderos.

De 2013 a la fecha, detalló que se han abierto cerca de 100 restaurantes en la ciudad y van 340 integrantes asociados a la cámara.

De acuerdo con el titular de la DSPM, Adelaido Flores, los fines de semana se recuperaron satisfactoriamente gracias a los intensos dispositivos de seguridad que realizó el "Operativo Laguna" encabezado por el Ejército Mexicano y las corporaciones policiacas.

Aseguró que para mantener la vida nocturna estable, realiza cada fin de semana intensos recorridos de vigilancia sobre los principales corredores comerciales de la ciudad.

Luego de que la vida nocturna se afectó en Torreón, Gómez y Lerdo, donde alrededor de 21 bares y cantinas fueron atacados por el crimen organizado en el transcurso de cuatro años.