El mito y la tarjeta oficial que dio por muerto a 'El Chayo'

Un par de cuartillas de la PF con datos sin verificar sobre un tiroteo en la comunidad de Holanda, las cuales fueron entregadas a MILENIO, llevó al gobierno anterior a anticipar la muerte del capo.
Nazario Moreno 'El Chayo' / cártel: Los Caballeros Templarios.
Nazario Moreno, 'El Chayo' (Especial)

México

Después de tomar fuego de armas pesadas durante varios minutos de combate, los cuatro Blackhawk del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Federal -dañados y con bajas mortales a bordo-, no pudieron aterrizar. Seguían recibiendo metralla y había poca luz, condiciones que hacían imposible descender y confirmar de primera mano si Nazario Moreno estaba vivo o muerto después de que su troca fuera rafagueada y atacada con cohetes desde el aire.

Lo que sí vieron fue el convoy de camionetas del capo perderse a toda velocidad en las brechas de la sierra. Anochecía ese 8 de diciembre de 2010, en las inmediaciones del poblado de Holanda y en una frecuencia de radio intervenida a La familia michoacana una voz de mando pedía recoger el cuerpo de Nazario. Nacía el mito del fallecimiento de El Chayo.

"…debido a las condiciones de visibilidad no fue posible el descenso de nuestros elementos", explicó la Policía Federal, según una tarjeta informativa de la Presidencia de la República obtenida por MILENIO vía la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información. "(Eso) fue aprovechado por los agresores quienes lograron escapar, internándose en la sierra". Al día siguiente, cuando llegaron las primeras tropas de tierra, ya no había cuerpos.

Ese parte policiaco revela un fragmento de lo sucedido entre el 7 y 8 de diciembre de 2010, cuando los GOPES –el cuerpo de élite de la Policía Federal—se trabaron en una serie de tres batallas cruentas con sicarios de La familia michoacana, la última de ellas netamente aérea, con un escuadrón de helicópteros artillados tratando de eliminar la columna en la que se desplazaba Moreno.

El documento, que estuvo clasificado por dos años como reservado, da detalles del operativo de fuerzas especiales con el que se estuvo cerca de eliminar a uno de los capos más poderosos del país. Revela la mano de los GOPES en una batalla poco habitual en México, en la que el uso de helicópteros armados fue esencial.

Explica, también, el origen del erróneo anuncio de la muerte de Nazario Moreno, el líder espiritual e ideológico de La familia michoacana y, posteriormente, de Los Caballeros Templarios.  

La información contenida en la tarjeta da cuenta de que para hacer el anuncio de la muerte de uno de los capos más importantes y sanguinarios del país, el gobierno de Felipe Calderón se basó en comunicaciones de radio interceptadas que hablaban de la muerte de Moreno –una de ellas, se ha reportado en este diario, hecha por Servando Gómez, La Tuta- y confió también en apreciaciones inconclusas hechas desde el aire, desde helicópteros federales que sobrevolaban bajo fuego antiaéreo, con tripulantes heridos, ya oscureciendo y en medio de condiciones climáticas adversas.

Esos y otros datos se desprenden de la "tarjeta informativa" que llevó al gobierno de Calderón a uno de los errores más llamativos que haya cometido el aparato de seguridad federal en años recientes, al dar por cierta la muerte del líder de La familia michoacana, un abatimiento anticipado que a la postre confirió a El Chayo tres años de virtual anonimato y que en Tierra Caliente le permitió profundizar en el mito de su vena mística, además de afianzar su imperio sin la presión de saberse buscado por la justicia.

A petición de MILENIO, la oficina de transparencia de Los Pinos eliminó la reserva en torno a la tarjeta con la que la anterior administración sustentó su creencia en la muerte del Chayo. Se trata del parte que llegó a manos del presidente Calderón. Es un informe escueto, de apenas dos cuartillas que en 2012, en los meses finales de la gestión calderonista, fue reservado durante 12 años –uno de los plazos más largos posibles- por contener información considerada como de importancia para el Estado. Sólo podría conocerse hasta 2024.

Pero tras una nueva petición de información, esa clasificación de reserva no fue ratificada por Los Pinos, abriendo por primera vez el breve documento a escrutinio. Lo único que se sabía de su contenido fue mencionado el 10 de diciembre de 2010 por el entonces secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, al informar de la muerte del El Chayo.  “Diversos elementos de información obtenidos durante el operativo coinciden en señalar que ayer cayó abatido Nazario Moreno”, dijo.

El 14 de diciembre, el presidente Calderón reveló otra parte de su contenido en entrevista con Carlos Puig en W Radio. "La gente se entera de esta fiesta (en la que estaría Nazario), denuncia y se da el operativo. En un esfuerzo de los criminales en su huida tratan de cerrar el paso a la policía y el Ejército para frenar el avance y distraer y dividir la operación", indicó el mandatario.

II

El origen de la información con la que el gobierno de Calderón anunció de forma incorrecta la muerte de El Chayo ha sido desde un principio un asunto nebuloso. Ninguna agencia de seguridad del gobierno mexicano reconoce tener conocimiento de dónde provinieron esos datos. La PGR dice no tener nada en sus archivos; no cuenta con pruebas periciales respecto al fallecimiento de Moreno. La Secretaría de la Defensa Nacional ha rechazado todas las peticiones de información y refiere cualquier consulta al comunicado de prensa oficial sobre el abatimiento. En el trayecto, sostiene que sus soldados no hicieron inspección alguna a nivel terreno. El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) insiste en que no es un tema de su competencia.

¿Entonces en dónde se originó la bola de nieve que llevaría a Poiré y a Calderón –dos de las personas mejor informadas del gobierno-  a declarar que Moreno había sido abatido? La respuesta es que en una tarjeta informativa de la Policía Federal, elaborada con los elementos que se tenían a la mano en ese momento. Un par de cuartillas de información sin verificación, que en esencia escalaron hasta el escritorio del Presidente a principios de diciembre de 2010.

Bajo el título "Agresión a elementos de la PF por parte de La familia michoacana en Apatzingán, Michoacán", la tarjeta explica que el 7 de diciembre de 2010 la Policía Federal recibió información de inteligencia sobre el Chayo, quien acudiría al día siguiente a una reunión en las inmediaciones del poblado de Holanda con diversos líderes operativos para planear una serie de ataques en el estado. Se recibió un pitazo de una fiesta en la que estaría su cuñado José Luis Valencia.

El parte añade que a las 17:00 horas del 8 de diciembre, luego de varias horas de batallas en distintos poblados –una de ellas en tres helicópteros a los que se atacó con granadas de fragmentación-, los GOPES interceptaron una comunicación en la que Moreno pedía apoyo a Pablo Magaña, La Morsa, para obtener vehículos blindados y escapar de Apatzingán. Luego, vino otro despliegue aéreo para eliminar al narco. Ya atardecía.

"… elementos de la Policía Federal realizaron un operativo a bordo de cuatro helicópteros en la localidad de Holanda. Al arribar al sitio los agentes se percataron de que se desplazaba un convoy con al menos 18 vehículos", se expone en el documento.

Lo que sigue son los elementos que dieron pie al mito. Durante la incursión, los helicópteros fueron agredidos con armas de alto calibre. Uno de los Blackhawks recibió un impacto de bala en su cabina, matando a un agente y desatando una serie de pases de las aeronaves. Rafaguearon al convoy de Nazario, desde el que seguían tomando fuego. No pudieron descender.

Las comunicaciones interceptadas: "Durante el enfrentamiento se pudo conocer por información de diversas comunicaciones generadas entre los integrantes de La familia michoacana que Nazario falleció… Fueron instruidos a sacar el cadáver de ahí".

Ese es el parte que dio pie a la muerte no ocurrida y que hoy, cuatro años después, por fin se hace público.


Tarjeta informativa en que se afirma muerte de 'El Chayo' en 2010 by MILENIODiario