Zona serrana entre Durango y Sinaloa, posible refugio de 'El Chapo'

De acuerdo con informes de inteligencia del gobierno federal, el líder del Cártel de Sinaloa podría haber buscado refugio en una amplia región entre Tamazula, Durango, y comunidades de Sinaloa.
Casa de donde sale el túnel por donde escapó Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán del penal del Altiplano.
Casa de donde sale el túnel por donde escapó Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán del penal del Altiplano. (Héctor Tellez)

Ciudad de México

Los narcotrafi­cantes Rafael Caro Quintero e Ismael El Mayo Zambada podrían estar desplazándose habitualmente en una amplia región serrana ubicada entre Tamazula, Durango, y comunidades de Sinaloa, donde podría haber buscado refugio Joaquín El Chapo Guzmán, según informes de inteligencia del gobierno de la República.

Funcionarios del gabinete de seguridad nacional no descartaron que el recién fugado narcotraficante se haya trasladado a esta zona de difícil acceso por tierra, al amparo de los otros líderes del Cártel de Sinaloa, quienes también están entre los más buscados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que ofrece 5 millones de dólares de recompensa por cada uno.

También revelaron que antes de la fuga de El Chapo, las operaciones de inteligencia del gobierno federal estaban a la caza de tres blancos prioritarios: Caro Quintero, El Mayo Zambada y Nemesio Oseguera, presunto líder del cártel de Jalisco Nueva Generación.

Los reportes oficiales revelan que Caro y El Mayo pasarían "buena parte" de su tiempo en la zona limítrofe de Durango y Sinaloa, protegidos por "ejércitos" de sicarios que tienen establecidos cercos de seguridad.

"Nada ni nadie puede ingresar a esta zona sin ser visto por halcones (informantes), además los narcotrafi­cantes cuentan con sofi­sticados equipos de comunicación", señalaron autoridades federales.

Tamazula está a menos de dos horas en carretera de Culiacán, Sinaloa, y a poco más de tres horas de Badiraguato.

Luego de la fuga de El Chapo Guzmán el 11 de julio de 2015, fuerzas militares y federales establecieron 101 ­filtros de revisión en carreteras y autopistas de 22 entidades, principalmente de Durango, Sinaloa y Sonora.

Las autoridades dijeron que el 14 de junio de 2015 se realizó una operación en la región de Tamazula "contra un blanco de alto nivel de la delincuencia organizada".

Por la peligrosidad de la misión participaron tres helicópteros de la Secretaría de Marina, uno de los cuales fue atacado desde tierra con armas de alto poder que llevaban hombres y jóvenes que se desplazaban en camionetas.

La aeronave MI-17 recibió balazos que obligaron a realizar un descenso de emergencia; otro de los helicópteros ubicó a una parte del grupo de presuntos agresores, quienes siguieron disparando.

Personal naval repelió la agresión desde el aire y abatió a dos sujetos "presuntamente vinculados con la delincuencia organizada", fueron detenidos cuatro menores de edad y un sujeto que se identi­ficó como José Guadalupe Niebla Fernández.

Ilesos fueron puestos a disposición de las autoridades por los propios marinos. La Secretaría de Marina emitió un comunicado de prensa en el que explicó lo sucedido y agregó que en la acción se aseguraron 12 armas largas, 12 pistolas, mil 307 cartuchos, vestimenta de camuflaje y equipo táctico y de comunicaciones a bordo de los vehículos en los que se transportaban.

Ante las versiones de pobladores de Tamazula de que la muerte de dos personas fue una ejecución, la Semar entregó evidencia de lo contrario a la CNDH, que intervino luego de trabajos periodísticos sobre estos hechos.