El Ejército toma el control de Apaxtla

Los guardias civiles entregan los retenes y ofrecen identificar la red de 'halcones' del crimen; las autoridades aclaran que el toque de queda se mantendrá al menos otras dos semanas.
Una de las barricadas que colocaron los habitantes desde hace ocho días.
Una de las barricadas que colocaron los habitantes desde hace ocho días. (Rogelio Agustín Esteban)

Guerrero

Militares asumieron el control de los cuatro retenes que desde el 27 de noviembre pasado instalaron ciudadanos armados en la cabecera municipal de Apaxtla para evitar el ingreso de integrantes del crimen organizado.

El alcalde Efraín Peña Damasio confirmó que desde la mañana del jueves, personal del Ejército reforzó la presencia que tenía en el municipio y se posicionó de los cuatro retenes que implementó el Movimiento Ciudadano.

Señaló que los pobladores se organizaron para acompañar a los militares con la intención de señalar a los informantes (conocidos como halcones) de los criminales que pretendan regresar al municipio.

"La gente identifica claramente a quienes durante mucho tiempo colaboraron con la delincuencia, por eso pedimos que se nos permitiera estar presentes en la vigilancia, aunque respetamos la estructura de mando de los militares", aclaró.

Dijo que aunque los mil custodios civiles guardaron las armas y se despojaron de los paliacates que les cubrían el rostro, están dispuestos a respaldar a los militares y policías estatales que se encargan de la vigilancia.

Peña Damasio aclaró que
el toque de queda no se suspendió totalmente, pues el cabildo decretó que al superar la etapa de alerta máxima se entró a una de contingencia en materia de seguridad, lo que implica mantener algunas medidas preventivas para evitar que la delincuencia regrese y se apodere nuevamente de la ciudad.

Sin embargo, ya no habrá tantas restricciones respecto a la circulación en las calles después de las 22:30 horas, que es el tiempo en que todos los pobladores deben estar en sus domicilios.

Anticipó que si en un plazo de dos semanas se advierte una mejora sustancial en el ámbito de la seguridad, el toque de queda
se levantará completamente, pero si las cosas vuelven a complicarse las restricciones volverán.

Por otra parte, la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado (FTSE) en Guerrero dio a conocer que cuatro unidades médicas del ISSSTE en la región de la Tierra Caliente fueron cerradas debido a la inseguridad.

Beatriz Vélez Núñez, secretaria general de la organización, informó que el miércoles pasado cuatro empleados del instituto fueron secuestrados, por lo que personal médico y empleados administrativos de esas clínicas ya están concentrados en otros centros de trabajo.

En entrevista, la lideresa sindical aseguró que en el municipio de Teloloapan hay focos rojos por la inseguridad. "En total son cuatro unidades médicas las que han tenido que cerrar: dos en la comunidad de La Unión, del municipio de Coahuayutla, y dos en la parte de Teloloapan", indicó.

Puntualizó que hay una buena coordinación con el secretario de Salud estatal y "eso nos ha permitido ayudar a nuestros compañeros, sobre todo a los trabajadores que están agremiados".

Niegan vínculos

-La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) negó cualquier vínculo con el grupo guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias Liberación del Pueblo, de reciente aparición.

-Eliseo Villar, coordinador de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, manifestó también su respeto al decreto que crea la nueva Policía Rural, que aprobó el Congreso estatal.

-Dijo que éste no choca con el sistema de seguridad y justicia de los pueblos indígenas y ofreció: "No vamos a hacer contracampaña por ningún sistema de organización".