Ejército desmantela dos narcolaboratorios

Los dos laboratorios fueron ubicados en los límites de Cuerámaro, Pénjamo y Manuel Doblado, donde se hallaron 180 kilos de crystal procesado. No hay personas detenidas.
En los recipientes hay 'cristal' que fue asegurado.
En los recipientes hay 'cristal' que fue asegurado. (MILENIO)

Pénjamo, Gto.

En lo que sería el golpe más fuerte al narcotráfico en Guanajuato, el Ejército aseguró dos laboratorios ubicados en los límites entre Cuerámaro-Pénjamo y Manuel Doblado, donde había al menos 180 kilos de crystal ya procesado, lo que representa unas 200 mil dosis y materia prima que aún no se ha cuantificado.

El primer laboratorio, ubicado en los límites entre Cuerámaro-Pénjamo, en la zona conocida como Monte Redondo, era operado al menos por 12 personas, presuntamente todos hombres. Ahí se aseguró un colador para procesar droga sintética, 8 tambos con 200 kilos cada uno de polvo blanco del cual se desconoce su composición, un reactor (procesador) instalado para mil kilos, 10 tanques de gas de 32 kilos.

A fuera de la choza, a sólo unos metros, se ubicaron otros 39 tambos con percursores químicos, 3 reactores más desmantelados y 2 reactores inactivos; además de 6 cubetas con 20 kilos de crystal cada una, las cuales, según elementos del Ejército, se iban a llevar los delincuentes, sin embargo al darse cuenta de la presencia de los elementos, fueron abandonadas.

También se aseguraron 6 cubetas más con al menos 10 kilos de crystal, listo para procesarlo y distribuirlo.

Todo el material y utensilios fueron asegurados por la tropa del Octavo Regimiento Blindado de Reconocimiento, perteneciente a la XVI Zona Militar.

El aseguramiento se hizo el jueves entre las dos y tres de la tarde, luego de un trabajo de inteligencia y reconocimiento terrestre, realizado en las últimas 72 horas por el Ejército Mexicano.

Según fuentes militares se presume que el laboratorio pudo haber pertenecido al grupo delictivo de Los Caballeros Templarios o bien, el Cártel de Jalisco, ya que es un área de influencia de dichos grupos criminales, por su cercanía a Jalisco. Autoridades del Ejército en la entidad explicaron en el lugar que es “el más grande aseguramiento hecho en Guanajuato. Es un golpe duro a la delincuencia organizada”.

Se presume que el lugar tendría operando entre 1 y 2 años, ante la cantidad de sustancia asegurada,.

El lugar estaba habitado recientemente, pues en el lugar se encontró alimento recién hecho y productos en buen estado.

El laboratorio y la choza contaban con electricidad –sitio en el que no hay ese servicio- y se ubica en una zona delimitada de aproximadamente una hectárea donde hay dos cuerpos de agua de donde se abastecían.

Para ingresar a esa zona sólo se tiene una ruta, el camino es de difícil acceso y el laboratorio se ubica a una hora en terracería  desde el poblado que se conoce como San José de Ojo de Agua.

El segundo narcolaboratorio asegurado se ubica a 10 kilómetros de distancia en el municipio de Manuel Doblado, en la zona conocida como Zoromuta. Ahí se logró asegurar 8 tambos con percursores para procesar droga sintética.

De acuerdo a militares que participaron en el operativo, explicaron que este era un lugar que anteriormente había funcionado como laboratorio y se buscaba su reactivación.

Desde el hallazgo de los laboratorios quedó bajo resguardo de  elementos del octavo Regimiento Blindado de Reconocimiento, perteneciente a la XVI Zona Militar.

Comandantes del Ejército confirmaron que dicha zona, ubicada al sur del estado, tiene incidencia en esta actividad delictiva, “hace dos años se ubicó un laboratorio en la zona conocida como la presa de La Colorada –Pénjamo-, pero este es mayor comparándolo con el de aquella ocasión”.

Por lo que aseguró, “el compromiso del Gobierno Federal es seguir trabajando por mantener la seguridad de toda la población y el Ejército Mexicano continuará la lucha contra el narcotráfico”.

Ayer personal de la Procuraduría General de la República (PGR), acudió para realizar el peritaje.