Ejército asume los operativos en bares

Pretenden disminuir extorsiones en la Vía Morelos y Avenida Central de Ecatepec
La milicia toma funciones.
La milicia toma funciones. (Archivo)

Estado de México

Elementos del Ejército Nacional asumieron el mando de los operativos en bares y centros nocturnos de esta localidad para poner freno a las extorsiones de que son objeto propietarios y encargados por parte, presuntamente, del crimen organizado.

Dueños de establecimientos y clientes de varios de esos lugares, principalmente de la Vía Morelos y la Avenida Central, revelaron a este medio de información que las fuerzas castrenses realizan visitas sorpresa para intentar capturar a delincuentes que, ostentándose como parte de cárteles criminales, extorsionan, asaltan y secuestran si no se cumplen sus exigencias.

Comentaron que la situación se ha tornado intolerable a grado tal, que los mismos asistentes a bares y centros nocturnos han comenzado a defenderse, aprovechando algún descuido de los extorsionadores para propinarles una golpiza como escarmiento.

Revelaron que eso fue lo que sucedió el 8 de este mes cuando cuatro sujetos intentaron extorsionar y secuestrar a un encargado de un establecimiento, pero los mismos parroquianos salieron en su defensa y capturaron a dos de ellos, propinándoles una golpiza que requirió atención médica en el Hospital Las Américas. Sus cómplices huyeron en un Tsuru al percatarse de la situación.

Según testigos, los supuestos delincuentes Omar Díaz Trejo, de 23 años de edad, y Rafael Salazar Delgado, de 19 años de edad, fueron desarmados –portaban una pistola tipo escuadra, calibre 32, marca Gardone, y un cargador con seis cartuchos útiles- y remitidos por policías municipales a la agencia del ministerio público con sede en San Cristóbal.

Sin embargo y de acuerdo con lo dicho por los quejosos, el agente del ministerio público Gerardo Hernández Mendoza, cambió las declaraciones de testigos y afectados y omitió otros cargos –tentativa de homicidio y de secuestro, así como portación ilegal de arma de fuego y delincuencia organizada-, lo cual permitió que ambos extorsionadores lograran su libertad el pasado día 14, según determinó la juez María Inocente Vázquez.

Esto, además de indignación entre clientes y propietarios, provocó que interviniera ya directamente el Ejército Mexicano pues aseguran que ni las policías estatales ni locales, tampoco los agentes del ministerio público, resultan confiables para combatir al crimen organizado.

En visita realizada por este medio a algunos establecimientos, se logró saber que todos los fines de semana grupos de asaltantes y extorsionadores acuden a bares y centros nocturnos, inclusive mostrando, cortésmente pero con pistola en mano, la tarjeta de presentación de la organización criminal a la que "representan", acompañada de la exigencia de que se les entreguen cantidades que van desde 5 mil hasta 20 mil pesos.