Elías Azar alerta de riesgo de soltar a más plagiarios

A "El Santero" le dieron 60 años de cárcel por secuestro, de los cuales nada más cumplió seis.

México

La liberación de delincuentes, como el hombre que practicaba la santería y estaba relacionado con una banda de secuestradores, se multiplicará con la entrada en vigor de los juicios orales si las autoridades no cumplen a cabalidad con la ley.

Así lo advirtió el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Édgar Elías Azar, al insistir en que el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio tiene reglas precisas que se deben respetar.

“Les quiero decir esto: el nuevo sistema penal acusatorio, conforme a las reglas que ha marcado la Suprema Corte de Justicia, esperen más casos como éste o quizá más lamentables que éste, pero la ley se tiene que aplicar.

“Los procedimientos, las valoraciones y las reglas que dicta la Suprema Corte se tienen que respetar en toda su cabalidad”, dijo.

El funcionario se refirió a la exoneración que ordenó el sexto tribunal colegiado en materia penal del primer circuito a favor de Raúl Martínez Gutiérrez, El Santero.

Este hombre fue relacionado en secuestro y sentenciado a 60 años de prisión, junto con otros cinco integrantes de la banda delictiva.

Después de seis años, la defensa del detenido consiguió que el juez federal dejara insubsistentes diversos elementos de prueba bajo el argumento de que El Santero no formaba parte de la organización.

“Entiendan, él no participa en el secuestro. Todo lo que hace es ser contratado con una ignorancia extrema para llegar a hacer ritos, para que les dé buena suerte en el tema.

“Él no participó en el secuestro y esa fue la valoración que hizo el tribunal federal. Con base en ese tribunal federal y la exclusión de ciertas pruebas fue por lo que se logró la liberación”, explicó.

Fue la presidenta de la Asociación Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, quien expuso el caso con la anuencia de las tres víctimas que al ser privadas de la libertad también sufrieron amputaciones.

Por estos secuestros el juez 23 penal dictó sentencia condenatoria que fue confirmada por los magistrados de la Quinta Sala Penal, pero esta resolución quedó insubsistente con el amparo de la justicia federal.