Acusado de fraude millonario queda libre

Gregorio Martín del Campo Aguirre, ex director del HGR de León, acusado por fraude contra el Sector Salud Estatal salió del CERESO de León y no depositó fianza para obtener su libertad.
Se le acusó por fraude.
Se le acusó por fraude. (Archivo)

León, GTO.

Bajo medidas cautelares y sin depositar un solo peso fue liberado el doctor Gregorio Martín del Campo Aguirre, ex director del Hospital General Regional de León, acusado por un fraude de cerca de 7 millones de pesos en detrimento del ISAPEG (Instituto de Salud Pública del Estado de Guanajuato).

El juez séptimo de lo penal en León se declaró incompetente para continuar con la acusación y liberó al doctor bajo las siguientes tres medidas cautelares: que no cambiara de domicilio, que vaya a firmar cada semana al juzgado y que acuda al juzgado cuantas veces sea requerido.

Martín del Campo Aguirre interpuso lo que se le llama un incidente legal, una petición al juez, le demandó en base a una resolución federal que debía excusarse de seguir ventilando el caso y debía turnarle el asunto a la justicia de oralidad en Guanajuato Capital en donde supuestamente se cometió el delito.

Ya pasó una semana de que el doctor abandonara el  Centro de Readaptación Social (CERESO)  de León pero ninguna autoridad lo había informado.

La acusación contra los ahora ex funcionarios está desde mayo del 2013, en el juzgado séptimo de lo penal, en León.

Confirmaron autoridades ministeriales  que la investigación continuará abierta por el delito de fraude, pero de momento el doctor Gregorio Martín del Campo Aguirre ya está enfrentando la acusación en la calle.    

Son varias personas las que fueron acusadas de un fraude cercano a los siete millones de pesos en agravio del sector salud estatal.

Otro de los acusados el doctor Fernando Guiza Suárez quien administró los hospitales regionales de León y Celaya también a diferencia el obtuvo su libertad al depositar una fianza. Fue el primero en abandonar el CERESO de León pero aun hay cargos en su contra.

Cuando se dio a conocer públicamente el caso del fraude se informó que los acusados supuestamente hicieron compras simuladas a diferentes empresas pero esos supuestos materiales adquiridos nunca llegaron a las bodegas estatales.

Las supuestas empresas a las que les habrían autorizado compras tenían domicilios en León que actualmente son casas deshabitadas o no tienen nada que ver con tiendas dedicadas a vender insumos médicos.

Luego de que la Policía Ministerial realizara algunas detenciones, a los involucrados se les dictó auto de formal prisión y el juez les concedió el beneficio de enfrentar el proceso en libertad pero para esto tendrían que depositar una fianza de 7 millones 300 mil pesos en efectivo por reparación del daño y por su libertad condicional.