“Dispuesto a aprender”, llega Medina a la Corte

La ministra Olga Sánchez dice que lo recibe una institución plural, neutral e independiente.
El nuevo ministro y el presidente de la SCJN, Luis María Aguilar.
El nuevo ministro y el presidente de la SCJN, Luis María Aguilar. (Octavio Hoyos)

México

La Suprema Corte recibió al nuevo ministro Eduardo Medina Mora diciéndole que se integra a una institución que ha vivido un proceso de transformaciones que la han consolidado en el plano nacional e internacional por su defensa a los derechos de los mexicanos, cambios que no tienen marcha atrás.

Tras recibir la toga magisterial, que le fue colocada por el presidente del alto tribunal, Luis María Aguilar, Medina Mora escuchó el mensaje de Olga Sánchez Cordero, encargada de darle la bienvenida a nombre del pleno.

La ministra dijo que lo recibe una institución plural, neutral, independiente y colegiada, que tiene un papel fundamental en nuestra democracia.

“Lo recibe, señor ministro, una Corte cuyo proceso de evolución ha sido largo, y nunca exento de tropiezos, una Corte que ha vivido transformaciones, que hay que decirlo claro y fuerte, no tienen marcha atrás”, expresó.

A su vez, Medina Mora manifestó que el reto para la Corte es mantener y ser la guía en un orden jurídico que se integra de distintas fuentes del derecho que deben ser operadas de conformidad con nuevos parámetros de constitucionalidad y principios interpretativos como el pro persona, la no discriminación y la no regresividad. 

“Juntos podemos contribuir a que nuestro país deje atrás la sombra de la injusticia y del abuso, a que la ley sea un escudo fuerte para la defensa de la libertad, a que nuestras instituciones protejan al débil y al inocente, y castiguen a todo aquel que viola las normas y abusa de su poder”, agregó.

EL MENSAJE

Ante los plenos del Consejo de la Judicatura Federal y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Sánchez Cordero subrayó que en México, muchas personas desde los más variados y diferentes frentes han trabajado duro para hacer posible la existencia de un tribunal constitucional fuerte e independiente como hoy lo conocemos.

“Para llegar hasta lo que esta institución nos representa han sido necesarios cambios y reformas constitucionales y legales, acuerdos políticos, pero también culturales, de rompimiento de paradigmas, de mentalidad y actitud”, detalló.

La ministra recordó que ha participado en la transformación de la Corte desde hace 20 años.

“La Corte que encontré al llegar hace 20 años tenía una idea de los derechos muy diferente, se llevaba a cabo la interpretación constitucional con herramientas teóricas que ya hoy no corresponden a esta nueva realidad; el espectro de los derechos era limitado; había derechos que ni siquiera eran reconocidos”, aseguró.

ACTO DE HUMILDAD

Al tomar la palabra, en un acto de humildad, Eduardo Medina dijo estar dispuesto aprender de sus pares y comentó que en Estados Unidos, cuando un nuevo ministro se integra al pleno existe la costumbre de que el recién llegado sirva café a sus homólogos.

“Tengo, estoy cierto, mucho que aportar, pero sobre todo, mucho que aprender de cada uno de ustedes, de este cuerpo colegiado. Soy el de más reciente ingreso y eso tiene un importante significado. En otras Cortes hay protocolos distintos, por ejemplo: en la Corte de Estados Unidos, la mayor parte de sus sesiones son a puerta cerrada y en secrecía, y a estas discusiones no entran secretarios o asistentes.

“Me ilustraba en una reciente conversación Rose Kingsburg, mujer y jurista extraordinaria, que el miembro más reciente participa en igualdad de circunstancias con sus pares en las deliberaciones, pero además existe la costumbre de que sirva el café a sus colegas, una práctica enteramente digna. Yo estaría más que dispuesto a hacerlo sin reserva alguna”, afirmó.

:CLAVES

EXPRESA GRATITUD

Medina, quien fue asignado a la segunda sala, expresó su gratitud a su maestro de preparatoria Mariano Azuela, ministro en retiro, y a otros que influyeron en su formación, como Celestino Porte, Emilio Chuayffet y Jorge Carpizo.

Recordó que en 1994, el entonces presidente Zedillo presentó al Senado una lista de 18 candidatos para elegir a los 11 ministros que integrarían la nueva conformación de la Corte.