Dirigente de 'autodefensas' cae por doble homicidio

Con base en denuncias de familiares de Rafael Sánchez y pobladores de Buenavista, las autoridades le atribuyen la incineración de dos hombres ocurrida la semana pasada.
El resguardo federal en La Ruana, donde la tensión se concentró en un perímetro de 500 metros.
El resguardo federal en La Ruana, donde la tensión se concentró en un perímetro de 500 metros. (Jorge Carballo)

Michoacán

El conflicto entre los grupos de autodefensas de La Ruana, en el municipio de Buenavista Tomatlán, terminó con la captura de Hipólito Mora, uno de sus líderes, acusado por su probable responsabilidad en grado de coparticipación en el homicidio de Rafael Sánchez Moreno, El Pollo, y José Luis Torres Castañeda, encontrados calcinados el pasado viernes.

La Procuraduría General de Justicia de Michoacán informó que Mora fue detenido como resultado de varios testimonios en Buenavista, donde se instaló un Ministerio Público móvil para recibir las denuncias.

El secretario de Seguridad Pública del estado, Carlos Hugo Castellanos Becerra, informó que se integró la averiguación previa 019/2014-UT por estos asesinatos.

Alfredo Castillo, comisionado para la Seguridad y el Desarrollo de Michoacán, confirmó que Mora se encuentra detenido en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia estatal en Morelia y, "hasta el momento de las pruebas recabadas se advierte de esta probable participación".

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en El Noticiero, precisó que se tienen 48 horas para determinar la situación jurídica del líder de las autodefensas.

Dijo que "en Buenavista Tomatlán se tenían dos liderazgos confrontados... las personas que genuinamente iniciaron este movimiento, que se han ido registrando, y los que tendrán que pagar las consecuencias y que no queden impunes estos homicidios".

De acuerdo con la Procuraduría estatal se presentaron las denuncias de los hijos de El Pollo, como de diversos testigos que aseguran que Mora y elementos de su grupo armado participaron en el asesinato.

Buenavista

Los habitantes de La Ruana vivieron las 40 horas más tensas en mucho tiempo. Unas 500 personas armadas, entre Policías Federales, soldados y autodefensas, se apostaron alrededor del rancho Los Palmares, donde continúan atrincherados los autodefensas de Mora, quienes se rehúsan a entregar sus armas después de ser acusados de asesinato.

El lunes, más de 200 civiles armados provenientes de de Buenavista y Tepalcatepec llegaron a La Ruana para desarmar y expulsar a los comunitarios de Mora.

Ayer no solo aumentó la tensión en La Ruana, también se incrementó, en un perímetro de 500 metros el número de efectivos del Ejército y la Policía Federal, quienes se apostaron en las inmediaciones del rancho para evitar un enfrentamiento entre los hombres armados de El Americano y los de Mora.

"Todos estamos esperando el primer disparo. Si los pistoleros de El Americano nos tiran a matar, nosotros nos defenderemos, porque somos los comunitarios originarios de La Ruana y no templarios vestidos de autodefensa como los que comanda El Americano", aseguró uno de los hombres de Hipólito, atrincherado en Los Palmares.

En La Ruana cualquier movimiento en falso desata la movilización de todos los grupos armados. Alrededor de las 5 de la tarde, los hombres de El Americano apuntaron sus armas en dirección al rancho porque, aparentemente, vieron un hombre de Hipólito "tomar su cuerno de chivo".

La zozobra aumentó al anochecer, pues los hombres de El Americano convocaron a un mitin en la plaza central del poblado, donde invitaron a los habitantes a elegir a Luis Antonio Torres como el nuevo líder de los comunitarios en La Ruana y así destituir públicamente a Hipólito Mora.

La tensión no solo se vivió en La Ruana, también en las reuniones que sostuvo, por separado, el comisionado Alfredo Castillo con Torres y Mora para solucionar el conflicto entre los civiles armados.

El comisionado para la seguridad en Michoacán se reunió en la mañana con El Americano y en la tarde con Mora. Funcionarios cercanos al comisionado confirmaron a MILENIO que Castillo les reiteró a los dos líderes que el conflicto no se solucionaría con armas sino por la vía institucional.