Difunden retrato hablado de violador de activista

El agresor de Bárbara Varela Rosales es un hombre de 25 años, mide 1.70 metros, delgado y de tez morena, explicó la Procuraduría de Guanajuato.
Retrato hablado del violador de la activista Bárbara Varela Rosales
Retrato hablado del violador de la activista Bárbara Varela Rosales (Cortesía)

Ciudad de México

La Procuraduría General de Justicia de Guanajuato difundió el retrato hablado del presunto violador de la activista Bárbara Varela Rosales, agredida el 4 de abril, mientras esperaba a bordo de su auto afuera de un restaurante.

A través de la Subprocuraduría de Justicia en Celaya, la dependencia describe que el presunto violador es una persona de 25 años, una estatura aproximada de 1.70 metros, complexión delgada, tez morena, cabello corto y ondulado; frente amplia con entradas, ojos grandes de iris color café, nariz recta de base ancha, labios medianos, maxilar prominente y cara larga.

La PGJE indicó que el presunto violador vestía una playera blanca de manga corta, pantalón de mezclilla y un chaleco azul marino como de cierre.

Agregó que si ha visto a este sujeto, sabe de su paradero o localización, lo denuncien al 01 800 DNUNCIA, al 089 o directamente en los teléfonos de la Subprocuraduría de Justicia en Celaya, (461) 59 85 200.

Bárbara relató que estaba con su hija de 8 años a bordo del auto, mientras la de 13 había ido a comprar la cena, cuando un hombre subió al vehículo y la amagó con una navaja. Le robó el dinero que llevaba. La niña de 8 años alcanzó a bajarse del coche para pedir ayuda.

El sujeto obligó a Bárbara a poner en marcha el auto. La secuestró y la violó en dos ocasiones, contó.

Tiempo después, ella escapó a bordo de su coche. Encontró a unos policías y les pidió ayuda.

Los policías "se enfocaron a cuestionar a mi familia sobre si yo tenía un novio, un amante, de que si yo había montado todo eso para irme con alguien", mencionó en una carta difundida en redes sociales.

Bárbara hizo público su caso para denunciar "la actuación de las autoridades, de la policía municipal. Entregué todo en bandeja de plata. Llegué viva y con las muestras, pero la policía se dedicó a pasar de un delito a un asunto de faldas, mientras que en el MP, sus comentarios de descrédito fueron totalmente humillantes", reprochó.