Dicen que les pagaron 180 mil pesos por matar a Galván

El policía tapatío, José Domingo Millán está entre los señalados y aseguran que él fue el que disparó al funcionario federal.

Guadalajara

La cantidad de 180 mil pesos en efectivo fue el pago que presuntamente recibieron los asesinos del delegado del ISSSTE, Javier Galván Guerrero por cometer el crimen, según consta en las declaraciones realizadas por los indiciados al Agente del Ministerio Público del fuero común.

Ayer el agente del Ministerio Público Federal consignó ante el juzgado Octavo de Distrito a las seis personas que fueron detenidas el pasado miércoles en la colonia Lomas de Independencia, vinculadas con el asesinato del funcionario federal.

A los señalados se les imputan únicamente los delitos de delincuencia organizada y portación de armas de uso exclusivo del Ejército mexicano, ya que hasta el momento el representante social federal no ha podido acreditar la participación de los sospechosos en el crimen. 

Entre los sujetos que se encuentran bajo investigación está José Domingo Millán Cordero, de 31 años, elemento de la Policía de Guadalajara, quien actualmente se encuentra incapacitado por padecer parálisis facial, problemas en la espalda y secuelas de embolia, además de Víctor Antonio Domínguez Herrera Millán, de 18 años, y Jorge Adrián Estrada González, de 28.

En su declaración  Millán Cordero confesó que le pagaron 180 mil pesos por matar al funcionario federal, pero fuentes de la Procuraduría General de la República señalaron que al parecer el sospechoso fue torturado por agentes de la Fiscalía General del Estado para aceptar su culpabilidad en los hechos.

También se asienta en la indagatoria, que elementos de la Fuerza Única capturaron a los tres sujetos cuando circulaban en tres vehículos sobre avenida Circunvalación, pero vecinos de la calle Lomas Athos, en la colonia Lomas de Independencia, desmintieron esa versión asegurando que policías de la FUR ingresaron a una finca de dicha calle para detenerlos.

También contaron que los gendarmes de la Fuerza Única Metropolitana allanaron otras casas y golpearon a los moradores, además de robarse varios objetos de valor, según denunció un vecino de la calle Lomas Athos, cuyo nombre no será revelado por motivos de seguridad.

“Primero llegaron los de la Fuerza Única, eran como 10 patrullas a dos casas, después de que estaban golpeando a un muchacho se vinieron para acá, abrieron otra casa del otro lado a patadas y también llegaron abriendo mi portón a patadas, se metieron a amagarnos aquí, estaban dos compañeros, dos amigas y dos amigos, yo estaba dormido y subieron por mí”, comentó uno de los afectados, quien señaló, que los policías nunca le mostraron una orden para meterse a su casa.

En el interior de la vivienda quedó todo revuelto y la puerta de ingreso fue violada, según se aprecia en imágenes que captaron los afectados y de las cuales MILENIO JALISCO tiene copia.

Hoy un notario público dará fe de los destrozos que ocasionaron los policías de la Fuerza Única el pasado miércoles cuando se realizó el operativo que derivó en la aprehensión de los presuntos asesinos del delegado del ISSSTE, Javier Galván Guerrero.