Detienen a dos por secuestro y asesinato de alumna de la UNAM

La Policía Federal capturó a dos personas que podrían estar relacionadas con el secuestro de Anayeli Bautista Tecpa, estudiante de la Facultad de Química, cuyo cuerpo fue encontrado en el Ajusco.

Ciudad de México

La Policía Federal capturó a dos personas que presuntamente están detrás del secuestro y asesinato de Anayeli Bautista Tecpa, estudiante de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuyo cuerpo fue encontrado en las inmediaciones del Ajusco en diciembre pasado.

Se trata de Félix Fernando González Hernández, de 33 años de edad y Citlalli Guzmán Ferrer, de 26 años, de quienes se presume forman parte de una organización criminal que opera en el sur del Distrito Federal y que ha cometido otros plagios.

La Policía Federal informó que la detención de los sospechosos se realizó cuando estos circulaban a bordo de una motocicleta en los alrededores de Xochimilco.

Los federales se percataron que uno de los tripulantes estaba armado, por lo que pusieron en marcha un opertivo para detenerlos, el cual se realizó sin un solo disparo.

En el operativo fue asegurada un arma de fuego calibre .9 milímetros, un cargador, nueve cartuchos útiles, una navaja, equipos celulares, la motocicleta y tres bolsas de plástico con hierba verde.

"Estos sujetos presumiblemente forman parte de un grupo delictivo que opera en la zona y podrían estar relacionados con el secuestro y homicidio de una estudiante (Anayeli) de la Universidad Nacional Autónoma de México.

"Lo anterior derivó de la investigación iniciada en diciembre del año pasado, mediante la cual se identificó el modus operandi y la zona de acción de una organización delictiva presuntamente responsable del secuestro y homicidio de la joven universitaria", informó la corporación policiaca.

A este grupo también se les relaciona con el secuestro de un contador público, el 15 de junio de 2007; de un comerciante de 73 años, el 12 de julio de 2007, y de un estudiante de 18 años, el 2 de septiembre de 2007.

Los detenidos quedaron a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) quien en las próximas horas determinará su situación ministerial.